El azúcar y el desequilibrio emocional en los niños

febrero 01, 2018

El azúcar forma parte del día a día de la mayoría de los niños, incluyendo a los míos. En la mañana empiezan el día con un vaso con leche y chocolate (con azúcar) y una o dos tostadas con mantequilla y mermelada (con azúcar). Luego en la merienda suelen tomar un yogur con azúcar y galletas o cereales (con azúcar), algo dulce de postre después de comer y esto es prácticamente todos los días...por no hablar de días especiales como cumpleaños donde los niños se meten un bombazo de azúcar entre chuches, bollos, tarta, etc..

Pero los adultos no nos quedamos atrás, que también consumimos azúcar de manera habitual: para endulzar el café, en la mermelada que echamos a nuestra tostada, en tartas, postres,etc..etc..

¿Porque es tan malo tomar azúcar refinada?


El azúcar: es dulce al paladar, pero ácido en la sangre

Mmmm..me encanta el dulce, que le vamos a hacer, esa agradable sensasión al paladar, pero ¡upss! luego se transforma en ácido dentro del estómago. Dicen que el azúcar es uno de los peores ácidos y que va quemando lentamente nuestros organos. También eleva nuestro PH en la sangre, es decir, la acidifica. Entre mas ácida sea la sangre, más propensión a enfermedades y desequilibrios metabólicos. Del cielo al infierno.

El azúcar es tremendamente adictiva

El azúcar nos proporciona sensasiones tan agradables, tan placenteras, nos proporciona una energía tan instantanea, que muy pronto nos hacemos aficionados a ella y por último entramos en un ciclo difícil de salir. Nuestro cuerpo nos pide azucar para levantarnos el ánimo, para tener energía, para darnos un "premio" porque nos lo merecemos...entonces pasa de ser un gusto a una necesidad. Algunos médicos comparan la adicción al azúcar con la heroína, muy fuerte.

El azúcar acelera nuestro metabolismo creando picos y luego bajones de energía

El azúcar no tiene ningún nutriente, se compone únicamente de glucosa y fructosa y entre más refinada mayor porcentaje de sacarosa contiene. Sin embargo, nuestro organismo necesita de los azúcares para obtener energía y nuestro cerebro funciona con glucosa. Así que, podemos decir que el azúcar es como el combustible para el cuerpo, pero en el caso del azúcar refinado proporciona una energía muy rápida e intensa, pero de corta duración, por lo que necesita de más azúcar para seguir funcionando. El azúcar refinado genera una montaña rusa en nuestro metabolismo, con picos y bajadas, lo que genera necesidad constante de azúcar y a largo plazo desequilibrio en el mismo.

El azúcar disminuye nuestro gusto por otros sabores

El azúcar tiene un sabor tan intenso que inunda nuestro paladar y hace que lo demás parezca insipido ¿a que te sabe un sorbete de limón después de haber comido un helado de chocolate? Cuando los niños acostumbran al paladar a la intensidad del dulce, pueden rechazar otros alimentos más saludables como la fruta o la verdura y volverse malos comedores.

El azúcar incita a comer de manera irreflexiva.

Los antojos, el comer por impulso, los atracones suelen ser de comida con muchos carbohidratos y azúcares refinados. Solemos comer más rapido, de manera irreflexiva y vacía, ya que no nutre en ningún sentido. Comemos porque "aparentemente" nos hace sentir bien o nos apetece, pero en realidad evita ahondar en lo que necesitamos realmente ¿de que tenemos hambre realmente? ¿que intentamos tapar con la comida?

Recuerdo cuando mis hijos eran bebés y empezamos con la alimentación complementaria, ambos siempre comieron bien y variado,nada de sal, ni azúcar, hasta que...entró el chocolate a sus vidas, recuerdo la cara de mi hijo cuando lo probó, su cara de felicidad..luego el problema es que siempre quería más y a partir de ese momento la papilla de frutas sin azúcar se volvió insipida. Algo parecido pasó con mi hija el día que se comió un caramelo.

Y es que difícil en el mundo que vivimos rodeados de golosinas, postres, bollos, galletas en el super, en casa de los abuelos, en el colegio, en nuestras casas,que los niños no prueben estas cosas y que terminen enganchados a algunas de ellas.




El azúcar y los desequilibrios emocionales 


Supongo que tu también habrás observado en los niños pequeños que mientras están comiendo dulces, bollos, chocolates,etc..es todo felicidad, pero cuando se acaba, nos piden más y no se los damos...¡uyy! se arma troya, pueden montar una rabieta importante, los niños mayores no hacen rabietas, pero se ponen de muy  mal humor. No se trata de que se hayan quedado con hambre, es ansiedad por seguir comiendo azúcar.

También habrás observado que después de comer este tipo de comida, sobre todo en exceso, les viene una especie de euforia, hiperactividad, se ponen mas locos, muy nerviosos, esto es por el efecto de "subidón de azúcar" que comentaba anteriormente.Luego, a algunos les viene un bajón como debilidad, falta de energía, tristeza, llanto fácil y todos estos estados de ánimo desequilibrados los provoca el exceso de azúcar.

Los niños pueden caer en un ciclo de montaña rusa, cuando se encuentran en el momento de bajón de azúcar y recurren nuevamente a una fuente de azúcar para sentirse bien otravez, con subidas y bajadas en sus estados emocionales.

Algunos recurren a este tipo de comida para tapar vacíos o necesidades más profundas y lo hablé más a detalle en un artículo sobre alimentación emocional.

De esta manera y sin darnos cuenta, nuestros hijos van intoxicando su cuerpo acelerandolo excesivamente y recurriendo frecuentemente a fuentes de energía rápida. Hay niños que hacen mucho ejercicio y son capaces de consumir este exceso de energía, sin embargo, hay otros que no realizan ejercicio físico y además están "enganchados" a aparatos electrónicos como videojuegos o a la televisisón.

Nuestra mente, nuestras emociones se van desequilibrando, nos vamos contaminando, vamos poco a poco perdiendo la capacidad de tomar decisiones correctas con respecto a que comer y cómo nutrirnos en todos los sentidos.

 Algunos desequilibrios emocionales están generados o perpetuados por el abuso del azúcar refinado como: ansiedad, hiperactividad, depresión, fatiga,falta de descanso adecuado,insomnio.



Alternativas al azúcar


Fácil sería decir que tendríamos que eliminar completamente el azúcar refinado de nuestras vidas, pero muy realista no es, lo que si podemos hacer es adoptar algunas medidas más saludables como alternativa al consumo excesivo del azúcar refinado.

Desde luego que el primer cambio es empezar por cambiar los hábitos es uno mismo. Te recomendaría que empezaras por un reto de tres días sin tomar nada de azúcar, luego que empieces a adoptar en tí mismo las medidas que te explico a continuación. Por último, ya que lo tengas más incorporado en tu dieta, empieces a implementar estos hábitos con el resto de la familia.

Algunos hábitos saludables como alternativa al azúcar refinado:


  • Utilizar productos que endulcen, pero que sean de metabolización mas lenta como sustitur el azucar refinado por azucar moreno, panela o miel.
  • Evitar la bollería industrial y sustituirla por repostería casera usando harinas integrales, fruta y evitando el azúcar refinado.
  • Meriendas mas ligeras como fruta de temporada, zumos naturales, frutos secos o bizcochos caseros.
  • Cosumir mas hidratos de carbono de metabolización lenta como legumbres o verduras cocidas..


Son muchas cosas que tenemos que tomar conciencia con respecto al consumo del azúcar refinado: sus engaños, su falsa dulzura, su repercusión tan negativa en la salud y el nivel de dependencia que hemos generado de este alimento vacío. Yo estoy intentado moderarme y optando por alternativas más saludables, con la familia, vamos mucho mas lentamente, pero por algún lado hay que empezar.

La idea es poder tomar azúcar de vez en cuando, pero no ser dependientes de ella.

Y tú ¿también le declaras la guerra al azúcar refinado? ¿Conoces algunas otras alternativas al azúcar para los niños?

Nos vemos la semana que viene, saludos!








Suscribete

También podría gustarte

0 comentarios

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.