Juegos y ejercicios de relajación para niños (a partir de 7 años)

diciembre 06, 2017


Los juegos y ejercicios de relajación nos vienen muy bien practicarlos cuando los niños tienen dificultad para dormir o cuando están muy excitados durante el día, por ejemplo en estas fechas de navidades: entre tanto festejo, encuentros, regalos, vacaciones....¿no os pasa que vuestros hijos están especialmente nerviosos?

Aunque en realidad, estos ejercicios deberíamos de practicarlos diariamente e incorporarlos como parte de la rutina cotidiana para que en momentos de insomnio o excitación puntual, sepan cómo tienen que relajarse.

La semana pasada revisamos una selección de juegos relajantes para dormir bien, especialmente indicados para niños de entre 3 y 6 años.

En esta ocasión me centraré en juegos de relajación para niños a partir de 7 años, pues a esta edad podemos ir introduciendo instrucciones más específicas y movimientos más coordinados. Además los niños a partir de estas edades, tienen mayor capacidad para la concentración en los detalles y pueden imaginarse cosas a medida que vamos dando instrucciones.

Juegos y ejercicios de relajación


La mecedora

La finalidad de este juego es que el niño alcance un estado de relajación a partir de los movimientos del balanceo. Para llevarlo a cabo hace falta que el niño se siente en el suelo sobre una alfombra o esterilla, que doble las piernas y que se mueva como si estuviera en una mecedora, esto es, que se balancee hacia adelante y hacia atrás; pero tiene que hacerlo suavemente, nada de movimientos bruscos.Podemos darle instrucciones en tono suave como: "Hazlo más suavemente" "Puedes cerrar los ojos" "Piensa que estás sentado en una mecedora y que estás muy relajado"

Llega un momento que el niño coje un ritmo y empieza a balancearse inconcientemente, le podemos dejar un rato y luego lo sacamos poco a poco de ese momento indicándole que cuando le toquemos el hombro, abrirá suavemente los ojos, dejará de balancearse y estará muy relajado.

Una variante de la mecedora es la cuna: en lugar de estar sentado, el niño se tumba boca arriba, se sujeta las piernas y apoya toda la espalda en el suelo.Tiene que balancearse hacia adelante y hacia atrás, igual que una cuna.

Relajación progresiva

Se trata de una técnica de relajación descrita por Jacobson que consiste en tensar y relajar los diferentes grupos musculares del cuerpo. De este modo, los niños aprenden a identificar las diferentes sensaciones cuando el músculo está tenso y cuando está relajado. Se puede hacer cuando el niño esté en la cama o sentado en un sillón.

Lo primero es generar una atmósfera tranquila, le pedimos que realice un par de respiraciones profundas al mismo tiempo que siente cómo se va relajando y se va poco a poco sumergiendo en un estado de confort. Luego, ya pasamos a dar instrucciones más concretas.

Se trata de ir tensando y destensando diferentes zonas del cuerpo. Para mayor facilidad, dividimos las zonas del cuerpo en cuatro grupos musculares:
  • Manos, brazos y hombros
  • Tronco y espalda
  • Piernas y pies
  • Cabeza, cara y cuello
Por cada grupo muscular que trabajemos, le pedimos que piense en ella y luego que lo tense lo más que pueda mientras nosotros contamos hasta cinco y que note cómo siente la tensión en esa zona y luego que suelte y relaje.

Como son muchos músculos a trabajar, cada semana iremos trabajando un grupo muscular distinto, empezando por el primero y así vamos avanzando, hasta que completen los cuatro grupos.Las instrucciones serán similares la tensión y luego la relajación.

Una vez que completen todos los grupos musculares, entonces se puede hacer una relajación en conjunto, incluso cuando estén muy familiarizados, ya no será necesario la tensión y relajación.

Esta técnica es muy efectiva siempre y cuando se realice diariamente, no requiere mucho tiempo, entre 10 y 20 minutos, luego se podrá ir reduciendo el tiempo.

Visualización

Consiste en ayudar al niño a que se relaje pidiéndole que visualize situaciones que para el son relajantes. Cada niño tiene en su mente sitios o frases que le causan serenidad y paz. Para poder ejercitar la imaginación, es necesario que podamos aportar el mayor detalle posible al describir una escena: ya sea una paseo por la playa, por la montaña, etc..

En mi caso, hay un pasaje de la Biblia que a mi hijo le da mucha serenidad es el salmo 23

El Señor es mi pastor,
nada me faltará.
 En lugares de verdes pastos me hace descansar;
junto a aguas de reposo me conduce.
 El restaura mi alma;
me guía por senderos de justicia
por amor de su nombre.

Aunque pase por el valle de sombra de muerte,
no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo;
tu vara y tu cayado me infunden aliento.
Tú preparas mesa delante de mí en presencia de mis enemigos;
has ungido mi cabeza con aceite;
mi copa está rebosando.
Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida,
y en la casa del Señor moraré por largos días.

   
Usando este pasaje bíblico le digo que se imagine un campo hermoso con césped verde y un sol primaveral calentando su cuerpo. Que se imagine cómo huele la hierva y las flores. Al fondo se escucha un riachuelo por el que cae un hilillo de agua que choca entre las rocas..y eso le da muuucha tranquilidad...y así nos podemos seguir, hasta que su mente le traslade a aquel lugar.

Para que la visualización sea más eficaz, tenemos que describir la escena utilizado los 5 sentidos: lo que ven, cómo huele, qué sienten en la piel, que escuchan, cómo sabe..haciendo lo más atractivo y sereno posible..



El hielo se derrite

El niño se imagina que es un cubito de hielo y que se va derritiendo porque lo va calentando el sol. A medida que se derrite, su cuerpo está más y más relajado. Se puede ir "derritiendo" por zonas del cuerpo, comenzando por la parte inferior del cuerpo y vamos progresivamente subiendo hasta llegar a la cabeza. Se trata de una técnica que trabaja la imaginación para conseguir un efecto relajante.

Música y sonidos relajantes

La música es de esos elementos que son capaces de cambiar un estado de animo, un humor, un ambiente y nos puede trasportar a "otros" lugares sin movernos del sitio.

Es importante que brindemos una adecuada estimulación a los niños desde temprana edad para lograr desarrollar su Inteligencia musical, para ello te sugiero llevar a cabo las siguientes acciones: 
  • Proporcionar un ambiente musical en casa
  • Realizar juegos musicales.
  • Cantar.
  • Facilitar elementos musicales en su entorno.
  • Proporcionar experiencias directas con la música (acudir a conciertos, tocar instrumentos..)
Si lo que queremos es relajar al niño, siempre podemos optar por usar música específica para relajar, con letra o simplemente la música, también funcionan bien los sonidos de la naturaleza como el mar, una cascada, sonido de delfines..

Te dejo con esta propuesta de música relajante para niños:




Espero que estos juegos y ejercicios de relajación te sean útiles y que podáis practicarlos todos los días, como parte de vuestra rutina diaria.

Buena semana y felices juegos!



Suscribete

También podría gustarte

1 comentarios

  1. No conocía el ejercicio de la mecedora...gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.