10 Pautas para desarrollar la empatía en los niños

noviembre 08, 2017

empatía en niños

Decimos que la empatía en los niños es la capacidad que tienen de ponerse en el lugar de otros. La empatía abre puertas, derriba fronteras, allana el camino y facilita el mantener relaciones mas sanas y estables con otras personas, pues no busca coincidir en la forma de pensar de los demás, sólo tratar de entenderlas desde SU punto de vista.

Como madre, encuentro muy importante enseñar a mis hijos desde pequeños a escuchar e intentar comprender las necesidades y el punto de vista de otros y no sólo quedarse en su propia opinión.

Como educadores y como sociedad en general, es interesante fomentar la empatía y enseñar a los niños a desarrollarla.

¿Cuántos problemas sociales nos ahorraríamos si todos aprendieramos a ser más empáticos?

Los niños que no han tenido la oportunidad de desarrollar la empatía, están sólo centrados en sí mismos y sus "problemas", buscan sólo su bienestar, no se conmueven ante el dolor ajeno, ni comprenden los sentimientos de los demás. Niños que llegando a la adolescencia y aún en la edad adulta, tienen dificultad en entender y respetar la autoridad, son egocéntricos y no mantienen relaciones sociales sanas.

La falta de empatía es un rasgo típico de la psicopatía, del trastornos antisocial y de los niños tiranos o síndrome del emperador.




La buena noticia es que la empatía es una competencia social, es uno de los pilares de la inteligencia emocional y puede aprenderse o desarrollarse desde temprana edad.

A continuación describo algunas pautas, a modo de actividades, dirigidas mayormente a los padres y que están encaminadas a que los niños activen y potencien su capacidad empática.


10 pautas para desarrollar la empatía en los niños


1. Aumenta su sensibilidad emocional. Cualquier momento es bueno para hablar acerca de cómo nos sentimos y de cómo pueden sentirse los demás, en base a lo que observan. A través de situaciones  tan cotidianas como una tarde en el parque, ver una película juntos, leer un cuento, un mal día en el colegio...podemos aprovechar para preguntarles ¿Cómo crees que se siente..? ¿Esa cara parece de enfado..? ¿Cómo crees que te sentirías tú si..? La idea es aprovechar cualquier situación para compartirlos con el/ella y hablar acerca de los sentimientos propios y ajenos. Nuestro objetivo es que sean capaces de comprender las emociones y necesidades suyas y de los demás.

2. Disminuye su egocentrismo. Los padres tenemos que dejar clara la idea a nuestros hijos que son amados, que sus necesidades son importantes, pero que el mundo no gira alrededor de ellos. A medida que van creciendo tienen que comprender que las necesidades de los demás son también importantes y que algunas veces tienen que esperar, tienen que tolerar la frustración y aprender que su opinión no siempre sea la que prevalezca.

3. Enséñale a que asuma responsabilidad cuando daña a alguien. Tener diferencias de opiniones y roces entre las personas, es algo a lo que tendrán que enfrentarse nuestros hijos a lo largo de toda la vida. Herir a alguien por lo que dijo o hizo el niño, es algo bastante factible, pero lejos de que se convierta en una pelea o un drama, podemos aprovechar esta oportunidad para que pueda desarrollar la empatía. Podemos hacerle preguntas sobre cómo se siente una persona cuando la herimos, ayudarle a generar alternativas para enmendar el error, enseñarle a pedir perdón y/o a reparar el daño producido.

4.Reconoce y elogia comportamientos colaborativos y positivos. Tenemos que estar atentos y observar conductas donde los niños muestren amabilidad, colaboración, altruismo o disponibilidad para ayudar a los demás para poderle reconocer y elogiar este tipo de comportamiento: "Que bien que le has prestado tu muñeca", "Me ha gustado mucho que has abrazado a tu hermana cuando estaba llorando", "Gracias por ayudarme a cargar la compra"..Si reforzamos estas conductas y tienen varias oportunidades de repetirlas, pronto descubrirán por sí mismos, que se sienten bien ayudando a los demás.

5.Propicia la sana interacción social. Para desarrollar la empatía, es básico poder tener contacto con otros niños con los que  pueda interactuar  y pueda aprender algunas normas no escritas acerca de las relaciones y la amistad. Con otros niños, aprenden a respetar las normas del juego, a compartir, a comprender lo que les gusta o le molesta a los demás, etc. Por ello, debemos de evitar el aislamiento social y potenciar situaciones en las que el niño pueda relacionarse con otros de manera positiva y no a través de conductas dominantes o manipulativas.

6 Busca actividades gratificantes que impliquen cooperar. Hay una gran cantidad de oferta para realizar actividades estimulantes donde nuestro hijo pueda trabajar en grupo y a la vez, que implique un logro personal.  Puede ser desde actividades de ocio colectivo, cultural así como cualquier deporte en equipo. También para que pueda ampliar su abanico y que sea capaz de ver más allá de sí mismo y "su" realidad, puede involucrarse en ayudar en una ONG o cualquier institución donde pueda sentirse útil ayudando a otros y donde la solidaridad sea la protagonista.

7.Anímale a respetar y escuchar el punto de vista de los demás. Dar su opinión sin intentar imponer, comprender que los demás pueden pensar diferente que uno, escuchar sin juzgar, ni criticar, hablar por turnos..son habilidades que tienen que reforzarse y aprenderse desde que son pequeños, si queremos que desarrollen la empatía.

8. Fomenta que cuide de algo y/o de alguien. Los niños que aprenden según su edad a cuidar de algo como una plantita o de alguien como una mascota, de un hermanito o con un niño más pequeño, aprenden a alejarse de sus propias necesidades, se vuelven mas responsables y por lo tanto, desarrollan mas la empatía.

9.Que observe a adultos empáticos. Sabemos de sobra que los niños son grandes imitadores. Así que, si tienen la oportunidad de observar a adultos teniendo actitudes empáticas con otras personas, tenderán a querer imitarlas. Dichas actitudes pueden ser conductas tan sencillas como ayudar a un vecino, cargar la compra a una persona mayor, escuchar a una persona que está triste o llevar a cabo los mayores actos humanitarios. Esto tiene mayor impacto si la persona que lo realiza se trata de un adulto de referencia como los padres, profesores, líderes,etc..

10.La empatía empieza desde casa. Hay un principio básico: No podemos dar a los demás lo que no tenemos. Es difícil pedir a un niño que sea empático con los demás si en casa no hemos sido empáticos con el/ella. Como padres ¿Nos ponemos en su lugar? ¿Nos paramos a pensar cómo se sienten? ¿Los elogiamos por lo que hacen y no por lo que son? Ojo, esto no quiere decir que les demos la razón o que tengamos que estar de acuerdo con ellos, se trata de reconocer su derecho a sentir y expresar cómo viven las cosas, y luego nosotros tenemos que reconducir estos sentimientos.



Espero que estas pautas te sean de utilidad y sobre todo que empieces a ponerlas en práctica desde ahora, que seguro muchas ya las tienes sobre ruedas.

Nunca se es demasiado tarde, nunca es demasiado temprano para empezar a desarrollar y activar la empatía.

Saludos!





Suscribete

También podría gustarte

0 comentarios

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.