Los niños frente al perdón, enséñales a pasar página

marzo 08, 2017


Los adultos solemos decirles a los niños que deben perdonar, pero rara vez les enseñamos cómo hacerlo, es más, para los adultos también es un asunto espinoso..quizás tanto niños como adultos tenemos que aprender mucho acerca del perdón

En el roce de la vida es inevitable hacer daño o sentirnos dañados por otros. Nuestros niños pueden acudir a nosotros con lágrimas en los ojos y gritando a los cuatro vientos que: "Manuel me pegó", "Cristina me rompió mi muñeca", "Manuel me dijo que era tonto"

En algunas ocasiones, sobre todo en niños pequeños, una vez que han montado el "numero" de gritos, lloros, furia, etc. al cabo de un rato, entre ellos se perdonan y las cosas vuelven a marchar como si nada. Pero en otras ocasiones no sucede así...

Y es que perdonar no siempre es fácil, y entre más crecemos, más difícil se nos hace.

¿Porqué cuesta tanto perdonar?


En nuestra mente nos vamos creando una serie de argumentos, a modo de juez, donde determinamos a quién, cuánto, qué y cómo debemos perdonar.

No perdono...
  • Porque no se lo merece
  • Porque no me da la gana
  • Porque lo hizo con mala intención
  • Porque me lo va a volver a hacer
  • Porque no lo voy a volver a ver
  • Porque ya no me interesa su amistad
  • Porque me ha dolido mucho
  • Porque le sale gratis hacer daño
Pensamos que al no perdonar estamos castigando a quien nos hizo daño y que es nuestra manera de hacer pagar lo que nos causó, pero quizás no nos demos cuenta que el daño nos lo hacemos a nosotros mismos.

El resentimiento se compone de dos vocablos -re y -sentimiento, es decir,  sentir y volver a sentir, una y otra vez el dolor y la ofensa.

Cuando no perdonamos es como ir llenando una mochila de cosas inútiles y desagradables que van ocupando espacio.

 Esta mochila se hace pesada  y difícil de llevar y lo peor es, que entre más pasa el tiempo, estos objetos van pudriéndose, invadiendo y manchando otros objetos  valiosos dentro de la mochila.




El resultado de la falta de perdón es devastador produce amargura, endurecimiento de corazón, soberbia, distanciamiento, miedo a ser dañado otra vez, rencor, incluso enfermedad.


¿Que significa perdonar?


Perdonar significa dejar pasar la falta cometida por la persona, sin castigarla o guardar rencor. Al perdonar estamos cancelando una deuda emocional y nuestros deseos de venganza.

Perdonar implica desechar (entre más rápido mejor) aquello que hace daño, estorba y ocupa un espacio en nuestro corazón. Perdonar implica necesariamente libertad.

Para perdonar tenemos que dar un paso, ceder y tomar la decisión de hacerlo. No importa si el otro está presente o si no lo reconoce.

Perdonar NO implica necesariamente:

-Reestablecer o entablar una relación: Podemos perdonar una falta y al mismo tiempo decidir romper un vínculo de amistad, laboral, sentimental,... Tenemos el derecho de escoger nuestras relaciones y la calidad de ellas.
-Evitar un castigo: Podemos perdonar la falta, pero eso no exime a la persona de cumplir el castigo que le fue impuesto.
-Justificar la conducta: Podemos perdonar aquello con lo que no estemos de acuerdo, ya que, perdonamos la falta, pero esto no significa dar la razón.
-Olvidar: Perdonar es dejar atrás la ofensa, sin quedarse atascado en "ese" momento, pero esto no significa que la memoria se borre por "arte de magia" Significa que la persona ha decidido seguir adelante con su vida y que lo que sucedió antaño ya no le causa dolor.

¿Cómo ayudar al niño a perdonar a otros?


Hemos comentado que a los niños pequeños les es fácil olvidar las ofensas y seguir adelante. No obstante, a medida que van creciendo, el orgullo se va haciendo mayor y es necesario ayudarles a perdonar y a pedir perdón. 

Estas son algunas pautas a tomar en cuenta para ayudarles a perdonar:


  • Facilita que el niño ponga palabras a lo que le pasa, quizás sea de los que se guarde las cosas o tenga dificultad en reconocer que está enfadado. Poder decir lo que nos pasa es algo liberador.
  • Ayúdale a reconocer que todos podemos hacer daño a los demás, entendemos que está dolido, pero debemos ayudarle a recordar que todos en cualquier momento podemos lastimar a otros, lo importante es darnos cuenta e intentar repararlo.
  • Si es posible, hablar con la persona que le ha hecho la ofensa, podemos idear un plan para que hable con la persona que le hizo daño, sin que lo sienta como reproche o buscando una pelea.
  • Pasar página, Igual que en un libro hay muchas páginas y en cada una están escritas cosas diferentes, si queremos avanzar tenemos que dejar atrás lo sucedido y evitar leer y releer lo mismo.
  • Verifica que hay congruencia entre lo que dice y sus actitudes. Perdonar y pasar página no sólo es algo que se dice y ya está, hay ciertas actitudes que "delatan" que no ha perdonado todavía, lo vemos más adelante.
  • Los padres también pasamos página, con frecuencia los niños han perdonado, pero los padres son los que siguen guardando recelo.Si queremos ayudarles a perdonar, tenemos que revisar nuestra forma de hacerlo.

Actitudes que denotan cuando nuestro hijo no ha perdonado o no ha podido pasar página:


  • Utiliza el error haciendo chantaje emocional al otro
  • Vuelve a recordar la situación, en cuanto surge la oportunidad
  • Cree que el otro sigue teniendo una deuda 
  • Sigue con resentimiento hacia el otro
  • Tiene miedo a que le dañen otra vez

Si notamos que nuestro hijo mantiene esta actitud, es algo que necesitamos reconducir, sin hacer un drama de ello, el saber perdonar es un proceso de aprendizaje.

Podemos recordarle ¿Recuerdas que ya lo habías perdonado? 
Parece que aún sigues enfadado con el/ella. Puedes contarme que te pasa..

Lo importante, es darnos cuenta de estos matices, para irlos trabajando con el niño y ayudarle a entender realmente lo que significa realmente perdonar.



¿Consideras un asunto importante enseñarles de pequeños a perdonar?

Saludos!








Suscribete

También podría gustarte

0 comentarios

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.