Gatear antes de caminar evita futuros problemas de aprendizaje

marzo 30, 2017


Entre los 6 y los 12 meses, los padres notamos cómo nuestro bebé se siente muy impulsado hacia el movimiento. Es en este periodo cuando normalmente aprenden a incorporarse, a gatear, sentarse y antes de los 18 meses, casi todos ya han aprendido a caminar.

Y una cosa sabemos: tarde o temprano todos los niños sanos terminarán caminando.Vale.

¿Pero porqué unos llegan más tarde y otros más temprano? ¿Es importante la movilidad en esta edad? ¿Que pasa si no gatea o aprende antes a sentarse que a gatear o directamente aprende a caminar? ¿Es necesario estimular el movimiento en los niños?

La movilidad es un principio de vida. Quizás un niño "movidito" de más trabajo que uno tranquilo, pero en el primer caso, tenemos que enseñarle a canalizar mejor su energía y que aprenda a conducir mejor sus movimientos y en el segundo caso, tendríamos que motivarle a que se mueva y que lo haga cada vez de manera más coordinada.

La movilidad es necesaria para el desarrollo del cerebro,hace que aumente la respiración e incrementa la cantidad de oxígeno que llega al cerebro lo que da como resultado una mejora de la función cerebral.

Pero además, el movimiento hace que se desarrolle la musculatura, mejorando la estructura del cuerpo, desarrolla la visión, incrementa la inteligencia, mejora la digestión, disminuye las enfermedades respiratorias, es decir, mejora la salud y el desarrollo general.

Aprender a caminar lleva un proceso

Un acertijo:

 ¿Cuál es el ser vivo que necesita primero 4, luego 2 y luego 3 puntos de apoyo para caminar?

El ser humano, porque cuando es bebé necesita 4  para gatear, luego 2 para andar y cuando es mayor, 3 con la ayuda de un bastón.

Chistes aparte, para aprender a caminar, el niño tiene que ir pasando por diferentes etapas, cada vez más complejas, que le van ayudando de manera escalonada a llegar a su objetivo.

Para muchos mamíferos, el empezar a andar les supone unos minutos, mientras que al ser humano nos lleva alrededor de un año.

 Esto es así, porque el cuerpo y el cerebro requieren un tiempo de crecimiento y maduración para conseguir poder caminar erguido y de manera coordinada.

 Al seguir este camino, el cuerpo adquiere la fortaleza progresiva necesaria en piernas, brazos, musculatura para mantener la cabeza y capacidad cardiorrespiratoria.

A nivel cognitivo, el cerebro se va organizando correctamente desde las partes más primitivas del cerebro: tronco encefálico, médula espinal, áreas subcorticales, cerebro medio hasta la corteza cerebral. Dentro de la corteza cerebral se llevan a cabo las funciones más complejas del cerebro.

Así pues, el proceso y orden concreto según va avanzando su desarrollo físico y mental sería el siguiente:

  • Movimientos de cuello y extremidades
  • Reptar o arrastre
  • Gateo
  • Sentarse
  • Estar de pie
  • Primeros pasos
  • Perfeccionamiento de la marcha



Acortar el camino o tomar atajos

Doman resume el proceso de aprender a caminar en cuatro pasos:movimiento sin movilidad, arrastre, gateo y caminar.

A pesar de sonar bastante lógico, la realidad es que, los bebés no siempre siguen este mismo camino, suprimen etapas, las acortan, toman atajos, o lo que es lo mismo:

Caminan sin haber gateado, se sientan sin haber empezado a gatear, gatean sin haber reptado..

Pensemos que el caminar, es como el construir una casa. Hay muchas maneras de construir una casa, pero no todas estarán bien hechas. Si no hay una planificación previa, unos buenos cimientos, una buena estructuctura, tarde o temprano, saldrán los fallos a la luz, con el paso del tiempo.

El niño aprenderá a caminar, si, pero es mejor que lo haga de una manera organizada y con buenos cimientos, sin tomar atajos, sin alargar infinitamente cada etapa o suprimirla.

Hay cuatro buenas razones para seguir el proceso de andar de manera escalonada:

La primera y más importante es por la organización neuronal. En el cerebro maduran antes las estructuras simples que las complejas, por lo que también la complejidad de los estímulos que se deben aportar, tienen que ir creciendo. Por norma, para que un área compleja comience a funcionar es necesario que la mas simple haya madurado.

Dice Kovacs, que durante la infancia, los estímulos del entorno son capaces de inducir el desarrollo  de las prolongaciones de las neuronas y el establecimiento de las conexiones entre ellas, haciendo que el peso y el volumen del cerebro se duplique en los primeros años de vida.

La segunda razón es porque obtienen una mejor convergencia ocular a la distancia en la que leemos y escribimos.

 La tercera, es porque al moverse el bebé proporciona el nutriente del oxígeno al cerebro en una etapa de la vida en la que sólo puede hacer esos movimientos como ejercicio físico. (obviamente no pueden hacer deporte, tal cual).

La cuarta razón es porque encaminamos la lateralidad. La lateralidad supone un estadio final de organización neurológica que viene definida por el uso preferente de  uno de los dos hemisferios (izquierdo o derecho), dando como resultado que seamos diestros o zurdos, respectivamente.

Hay varios estudios que sugieren que cuando un bebé se salta una fase o la realiza por muy poco tiempo, puede tener repercusiones desfavorables como:

Coordinación pobre, falta de concentración, hiperactividad, retraso en desarrollar por completo la lateralidad (ser totalmente diestro o zurdo) y problemas de aprendizaje, sobre todo en lectura y escritura.

El aprendizaje de actividades superiores como por ejemplo leer y escribir, exigen un tronco encefálico, áreas subcorticales y cerebro bien organizado.



Nuestro cerebro es sumamente complejo y siempre buscará crear conexiones neuronales para seguir avanzando, así que, es posible que un niño tenga un buen desempeño en el aprendizaje, aún cuando se hubiese saltado alguna etapa. Igual que un niño que no come bien, puede mantener su peso y talla correctos. Si, nuestro organismo siempre intenta suplir carencias y "buscarse la vida"

No obstante, si podemos estimular y dar al organismo lo que necesita, en el momento que lo necesita, hace que pueda avanzar más rápido y mejor. Sin necesidad de tener que usar luego parches o hacer un gran esfuerzo.

Para el cerebro, más importante que el número total de neuronas que existen, es el número de conexiones que las interrelacionan.Cuanto mayor el número de conexiones, a más aptitudes y habilidades dará soporte y la etapa de cero a dos años es crítica, en cuestión de desarrollo cerebral.

Si quieres un programa detallado y estructurado de un programa de estimulación integral para niños de 0 a 6 años, te recomiendo estimula la inteligencia de tu hijo de Nuria Ferres.

En el blog, la próxima semana, te voy a sugerir juegos y actividades para trabajar diferentes etapas para aprender a caminar, mientras tanto,

¡ A moverse y felices juegos!







Suscribete

También podría gustarte

0 comentarios

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.