Pautas para enseñar a pedir perdón a los niños

febrero 16, 2017


Como padres, nuestro interés en la educación de los hijos pone demasiado énfasis en lo académico o en la formación de buenos hábitos. Queremos que sean personas de bien en el futuro..pero pocos se centran en enseñar a su hijos a pedir perdón o a perdonar a otros.

Y digo esto porque veo en el colegio, en el parque, en la calle, niños que hacen algún daño a otro (ya sea con intención o no) y que les cuesta mucho trabajo pedir perdón.

¿Porqué les cuesta tanto a los niños pedir perdón?



  • Implica reconocer que han hecho una conducta incorrecta y que han dañado a otro
  • Tienen que dejar el orgullo a un lado y no siempre es fácil
  • Pueden sentir vergüenza o sentirse demasiado culpables
  • No creen en realidad que han hecho daño y tienen una justificación como:" el me pegó primero", "no fue para tanto", "yo no hice nada" o "se lo merecía".
  • Reciben aprobación o indiferencia por parte de sus principales figuras de referencia (los padres o profesores) quienes miran hacia otro lado o justifican la conducta.

En general, el perdón se suele ver como un signo de debilidad, pero nada más alejado de la realidad, es un acto de valentía pues implica pasar por un proceso en el cuál el niño doblega su orgullo en favor de otro y empieza a comprender qué es la empatía.

De esta manera el niño crece y cada vez le será más sencillo pedir perdón o perdonar a quien le haga daño.

¿Cómo enseñar a los niños a pedir perdón?


Es un proceso que consta de los siguientes pasos:

  1. El niño tiene que identificar que ha dañado a otro
  2. Tiene que reconocer y entender que es lo que ha hecho mal
  3. Ayuda mucho cuando es capaz de ponerse en el papel del otro 
  4. Implica tomar algún tipo de acción

¿Pedir perdón sólo si lo siente de verdad?


En el ideal, el niño tendría siempre que sentir las ganas de pedir perdón cuando ha hecho daño, pero la realidad es que el niño se puede quedar atascado en sus argumentos o en sus sentimientos: no lo reconozco, no lo veo, no lo siento, no estoy de acuerdo, no quiero..

Ante todo el pedir perdón es una manera de reparar el daño cometido, incluso aunque en principio el niño no lo sienta o no lo comprenda.

Como sus principales figuras de referencia, los padres tenemos mucho que decir y hacer al respecto, y no sólo dejar que nazca del niño el pedir perdón, puesto que quizás lo hagan o quizás no.

Podemos explicar qué es lo que ha hecho mal haciendo hincapié en las conductas concreta,s no en su persona. "Raul se enfadó contigo porque le rompiste sin querer su cochecito" "Ana se ofendió cuando dijiste que ella es muy mala jugando al fútbol"

Le podemos ayudar a que se ponga en el lugar del otro niño ¿te acuerdas cuando tu prima te rompió tu muñeco? ¿Recuerdas cuánto te molestaba a ti que te dijeran que no sabías jugar? ¿Puedes entender cómo se siente? 

Podemos enseñarle distintas maneras de pedir perdón: como darle un abrazo, un beso, estrechar la mano y decirle con palabras que lo siente.


Si no se atreve a dar el primer paso, podemos llevarlo de la mano, acompañarle y empezar nosotros "Pedrito, Raúl tiene algo que decirte.."

No obstante, así como les pedimos que recojan sus juguetes o que se duchen, aún si no les apetece o no lo ven muy claro, de la misma manera el pedir perdón debería ser un acto que tiene que hacer cada vez que hace daño de palabra o con hechos a alguien.




¿Que mensaje damos a los niños cuando no les enseñamos a pedir perdón?


  • Que sus actos no tienen ninguna consecuencia
  • Que NO es importante lo que sienten o piensan los demás
  • Que lo que desean, piensen o sientan va por encima de todo y de todos
  • Que sólo es necesario pedir perdón cuando consideran que han hecho daño, si no no
  • Que pedir perdón es señal de debilidad de carácter 

Si comenzamos a educarlos a pedir perdón desde pequeñitos, cuando crezcan, incluso de adultos, les será más fácil hacerlo y por lo tanto, sus relaciones interpersonales serán más fluidas y estrechas.



La otra cara de la moneda es aprender a perdonar, que de esa actitud cojeamos muchos adultos, pero ya lo hablaremos más detenidamente en otro post.

¿Consideras que es difícil para los niños pedir perdón? ¿Alguna vez tu hijo te ha pedido perdón por hacer algo mal, sin que se lo pidieras?

Saludos!







Suscribete

También podría gustarte

2 comentarios

  1. Me encantó el post. El pedir perdón de corazón puede ser un proceso difícil para un niño, pero no imposible, desarrollar la empatía, y ser consciente del daño que ha causado en otra persona, para luego pedir perdón es un proceso que no se aprende de un momento a otro, ni como una lección, creo que la forma más natural es observándolo en la propia familia, verbalizando nuestros sentimientos, conversando sobre los problemas y como nos afectan y pidiendo perdón aunque sean cosas aparentemente pequeñas para un adulto pero significativas para un niño.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te guste el enfoque y coincido contigo que se trata de un proceso, no una lección aprendida, aunque al principio lo hagan sin mucho entusiasmo, un abrazo

    ResponderEliminar

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.