Las posadas en México, una linda tradición navideña

diciembre 08, 2016


Ya se respira el ambiente navideño en la ciudad. Se ven luces por doquier: en las casas, en las calles, belenes de todos los tamaños contándonos la historia del nacimiento de Jesús. Suenan de fondo los villancicos y canciones navideñas. Vemos anuncios deseándonos felices fiestas.

No cabe duda que cada ciudad, cada país tiene su particular forma de celebrar la Navidad y hoy te quiero hablar de la manera más tradicional de celebrarlo en México: Las posadas.

Una fiesta centenaria que data del siglo XVI, en los tiempos de la colonización y que se sigue preservando hasta nuestros días.

Se trata de una fiesta donde se representa el pasaje bíblico en el cuál José y su esposa embarazada María, recorren el camino desde la ciudad de Nazaret a Belén. Al llegar a dicha ciudad, María está a punto de dar a luz, pero no encuentran ningún sitio que les den posada. Van recorriendo mesón tras mesón, van tocando de casa en casa, pero nadie les da alojamiento.Por último, tienen que refugiarse en un establo que les ofrecen y en un humilde pesebre es donde nace Jesús.(Lucas 2:1-7)

Para escenificarlo, los participantes de la fiesta se dividen en dos: Unos son el grupo de los peregrinos que van cada uno con una velita cantando y pidiendo posada; al frente de este grupo van disfrazados dos personas de María y José. El otro grupo se refugia dentro de la casa y representan los mesoneros.

Niños pidiendo posada Diego Rivera
Los peregrinos cantan y los mesoneros responden una letanía específica para la ocasión.
Después de unos "dimes y diretes" entre peregrinos y mesoneros. Finalmente los mesoneros acceden, abren las puertas de par en par, mientras los peregrinos entran y todos entonan:

Entren santos peregrinos, peregrinos
reciban este rincón
y aunque es pobre 
la morada, la morada
os las doy de corazón

Después de la representación, viene la parte más lúdica y esperada por los niños:  la piñata.

Hoy por hoy, es típico romper la piñata en los cumpleaños de los niños, pero originalmente las piñatas se utilizaban para estas fiestas de las posadas.

La tradición dice que las piñatas tienen que ser de barro, con siete picos y decorada de papel picado de colores. Cada pico representa los siete pecados capitales y por su forma, emulan la estrella que alumbró y guió a los pastores que fueron a adorar al niño Jesús.

No quiero oro, ni quiero plata
Yo lo quiero es romper la piñata

La Piñata Diego Rivera

Para romper la piñata lo normal es hacer una fila de menor a mayor, para que todos tengan oportunidad y para aumentar la dificultad se vendan los ojos (símbolo de fé). En una posada puede haber hasta dos o tres piñatas.

 El acto de golpear la piñata con violencia, hace referencia a la fuerza de Dios que vence el pecado dando como recompensa las bondades, representadas por la fruta y los dulces.

Dale, dale, dale
No pierdas el tino
Porque si lo pierdes
Pierdes el camino

 Por último, se termina la fiesta con la degustación del típico ponche de frutas,para contrarrestar el frío, que es una bebida caliente,elaborada con frutas de temporada como tejocote, lima,caña de azúcar y ciruelas. Se pueden degustar también tamales, buñuelos y atole..cosas calientes para no pasar frío.




Según la tradición se hacen nueve posadas del 16 al 24 de diciembre, que representan los días que peregrinaron María y José hasta llegar a Belén.

En México las posadas son organizadas entre los vecinos, entre la familia o amigos, compañeros de trabajo, en iglesias..es decir, que cualquier grupo de personas puede organizar una posada y al durar 9 días, durante la semana de las posadas uno puede ser invitado cada día a una diferente.

Las casas o el lugar de celebración se adorna con papel picado, con faroles hechos de papel y a los invitados se les reparten velas o luces de vengala, silbatos, confetti, serpentinas..para animar la celebración, especialmente en el momento de romper la piñata.

Tengo muy buenos recuerdos de las posadas, de las que organizaban en la iglesia de mi infancia que llamábamos noches invernales, de las que organizaban los vecinos de la calle donde vivíamos, del grupo de scouts, de amigos...unas muy sencillas, otras muy opulentas, unas muy tradicionales y otras sólo como excusa para hacer una fiesta, pero sea como sea, son manera únicas que tenemos de celebrar la Navidad.

Y la Navidad, siempre está conectada a nuestros recuerdos, a esos recuerdos íntimos de la infancia y de nuestra familia.

¡¡ Felices fiestas !!









Suscribete

También podría gustarte

0 comentarios

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.