Villancicos de Navidad de Gloria Fuentes

noviembre 29, 2016


El primer domingo de adviento y ya damos el pistoletazo oficial de inicio de la época navideña: con ese frío característico, las compras, las cenas, los regalos,los mercadillos, las luces,los adornos navideños y como no! los villancicos.

Pues resulta que algo tan característico de la Navidad como los villancicos y su origen no tiene nada que ver con estas fiestas decembrinas.

Estas canciones tan populares llamadas villancicos se remontan desde la Edad Media y eran cantadas por los villanos (no por maleantes jeje) sino por los vecinos de las villas, que así se les llamaban a lo habitantes del medio rural. El fin de estas canciones era ir explicando los acontecimientos que habían sucedido durante el año ( los amores y desamores, fallecimientos y cualquier evento de interés para el pueblo). Digamos que los villancicos eran como el periódico oral dentro de las villas.

Siendo estas canciones tan sencillas, populares y pegadizas, la iglesia comenzó a utilizarlas como un medio para difundir el mensaje evangelizador y con el tiempo se utilizaron de manera exclusiva para anunciar el nacimiento de Jesús y todo lo relacionado con la Navidad.

 Los instrumentos típicos para acompañar los villancicos navideños son las panderetas, el tambor  y la zambomba, que he de reconocer que es un instrumento musical que no conocía hasta hace pocos años. Parece un instrumento sencillo de tocar, pero que va, tiene su aquel..

Descubrí por casualidad a Gloria Fuentes la llamada poeta de los niños a través de un libro que le regalaron a mi hijo y me encantó.

Los villancicos que aquí comparto tienen un lenguaje sencillo, pero lleno de armonía y con un mensaje profundo pero a la vez divertido, ideales para los peques.

Pueden ser leídos, recitados o cantados.

Gloria al crío

Nace el pobre y es el amo
¡Gloria al crío!
Nace pobre y es muy rico
¡Gloria al crío!
Es rubio como sus trigos
¡Gloria al crío!
Dice que quieras a tu vecino
¡Gloria al crío!
Y que ames al enemigo
¡Gloria al crío!
- ¡Amaros, amaros!
Si hiciéramos lo que dijo
el Niño que es de Dios hijo,
tan sólo, en un segundo,
no más guerras en el mundo.

-¡Amaros, amaros!
Se evitará el cataclismo:
- Ama al prójimo como a ti mismo

¡Gloria al crío!




Nazaret

Como en sus manos
no ví tanta luz
lavando y peinando
al niño Jesús

La virgen tenía
mil hebras de oro
los rizos del hijo
eran un tesoro

Es el rey del cielo
Es el Dios de todo
Es el que yo quiero
Es el que yo adoro

El camello cojito

El camello se pinchó
con un cardo del camino
y el mecánico Melchor
le dio vino

Baltasar
fue a repostar,
mas allá del quinto pino..
e intranquilo el gran Melchor
consultaba su "Longinos"

-¡No llegamos,
no llegamos
y el Santo parto ha venido!

Son las doce y tres minutos
y tres Reyes se han perdido.

El camello cojeando,
más medio muerto que vivo,
va despeluchando su felpa
entre los troncos de olivos.

Acercándose a Gaspar,
Melchor le dijo al oído:
-¡ Valla birria de camello
que en Oriente te han vendido!

A la entrada de Belén
al camello le dio hipo.
¡ Ay que tristeza tan grande
en su belfo
y en su tipo!

Se iba cayendo la mirra
a lo largo del camino,
Baltasar lleva los cofres,
Melchor empujaba al bicho.

Y a las tantas ya del alba
-ya cantaban pajarillos-,
los tres Reyes se quedaron
boquiabiertos e indecisos,
oyendo hablar como a un hombre
a un Niño recién nacido.

-No quiero oro ni incienso
ni estos tesoros tan fríos
quiero al camello
le quiero, le quiero
repitió el niño.

A pié vuelven los tres Reyes
cabizbajos y afligidos
mientras el camello echado,
le hace cosquillas al Niño.




¿Ya conocías estos villancicos de Gloria Fuentes? ¿Os gustan los villancicos en casa?

Besos!






Suscribete

También podría gustarte

0 comentarios

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.