Juegos para estimular la motricidad fina de tu bebé

octubre 13, 2016


La motricidad fina se refiere cuando la presión ejercida por la mano permite agarrar objetos pequeños y realizar actividades de mayor precisión gracias a la diferenciación progresiva de cada dedo.

Esta habilidad se va desarrollando de forma básica a partir del tercer trimestre de vida y se irá especializando más y más a medida que nuestro hijo crece.

Como condiciones básicas para que se desarrolle, el dedo pulgar debe oponerse a la posición del resto de los dedos, y el dedo índice debe separarse funcionalmente de los otros dedos largos. El niño será capaz entonces de coger las cosas usando los dedos pulgar e índice (haciendo la pinza), pero también entre el pulgar y el resto de los dedos a medida que valla siendo mayor.


La importancia de ejercitar la motricidad fina

Tener buena letra, saber dibujar, atarse bien los zapatos, hacer un nudo, usar bien las tijeras, hacer manualidades, todo ello, requiere un buen uso de la motricidad fina en las manos.

Pero también actividades más complejas y que requieren otro tipo de desarrollo como la lateralidad, la coordinación oculo-manual, la fuerza en las manos, muñecas y pies, facilitan al niño el aprendizaje de deportes como el tenis, esquiar, el baile o el fútbol.

La motricidad fina es compleja y exige la intervención de muchas áreas corticales. Hace referencia a la coordinación de las funciones neurológicas, esqueléticas y musculares utilizadas para producir movimientos precisos.

El desarrollo de la motricidad fina se va adquiendo y desarrollando a partir del tercer semestre y se va refinando y perfeccionado durante los 6 primeros años de vida.

Podemos ayudar a nuestro bebé a ir ejercitando y trabajando su motricidad fina a la par que su sistema neurológico va madurando.

Los juegos y actividades que propongo son para ejercitar al bebé para las acciones de agarrar y dejar objetos pequeños, mediante el movimiento de pinza o tenaza adecuado.

Juegos y actividades para estimular la motricidad fina


Formas y tamaños

Existen varios juguetes en el mercado que son una caja o un juguete que tiene agujeros de distintas formas. Si el bebé es pequeño, no podemos esperar que introduzca correctamente las figuras dentro del orificio que corresponde, pero sí puede manipularlos y  tirar de ellos. Podemos ayudarle a colocar las figuras en su sitio y que él termine de empujar hasta el fondo.



Seguir un recorrido

Existen laberintos que tienen distintas figuras como esferas o de otro tipo. El bebé tiene que arrastrar dichas figuras cogiéndolas y haciendo el movimiento de pinza, para llevarlas de un sitio a otro, a través de un tubo con muchas curvas.




Costrucciones

Los juegos de construcciones además de estimular el pensamiento lógico, les ayudan a trabajar con la motricidad fina. De acuerdo a la edad se recomienda diferentes tamaños y grado de dificultad.

Tenemos disponibles piezas de construcciones pensados para bebés y niños pequeños. Pueden ser desde cubos de madera, formas geométricas, hasta piezas de plástico para ensamblar, para hacer y deshacer construcciones a su antojo.




Garbanzos y lentejas


También podemos trabajar con su motricidad fina con elementos que tenemos en casa y a mano, como garbanzos, lentejas u otros objetos pequeños, pero que no sean tóxicos.

Primero le ponemos en el suelo objetos que tienen la misma forma, por ejemplo, un puñado de garbanzos, para que los coja con la mano.

Cuando lo tenga dominado, utilizaremos objetos mas pequeños como las lentejas.

Una vez que tenga conseguido dominar la presión y el mantenimiento en las manos de todas, se las mezclamos para que tenga  que adaptar la posición de la mano en cada ocasión.

En principio las colocaremos directamente sobre el suelo, pero para dificultar el ejercicio las meteremos en una caja o un vasito donde pueda meter la mano y que puede ir variando de tamaño.

Para este juego, debemos de tener mucha precaución de que no se meta los objetos a la boca y se los trague.





Razgar papel

Puedes poner al alcance de tu bebé revistas, periódicos, papeles varios y verás como después de observarlos y esparcirlos por todos lados, comienza a razgar el papel, para terminar la "fiesta" con lluvia de confetti con papelitos de distintos tamaños.

Este es un buen entrenamiento para ir perfeccionando es uso de la pinza y así ir perfeccionando su motricidad fina, eso sí, debemos asegurarnos que lo que rasgue no sean libros, cartas o facturas!



Pulsar botones

Hay cuentos, juguetes, aparatos donde el bebé tiene que pulsar un botón y normalmente (y para su sorpresa) hace algún tipo de ruido o movimiento.

Pero también hay otros muchos botones en la vida doméstica que el bebé suele tocar como el timbre de casa, el interruptor de la luz, los mandos de la televisión, el teléfono..

Si queremos estimular su motricidad fina, debemos ayudar a nuestro hijo a que al pulsar utilice el dedo índice para hacerlo y así valla adquiriendo fuerza sobre ese dedo.



Plastilina

Cuando el niño sea mayor podremos usar plastilina, masa para moldear o pasta de sal. Le enseñaremos a pellizcar trocitos de una pieza grande para que nos imite. Le ejercitaremos a que parta una porción pequeña en dos. Por último, y cuando su madurez lo permita, le enseñaremos a hacer bolitas amasando la plastilina entre dos dedos.


Espero te gusten mis propuestas.

Si te ha sido útil, compartelo!

Saludos y felices juegos,





Suscribete

También podría gustarte

0 comentarios

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.