Los bebés boca abajo desarrollan más su inteligencia

septiembre 01, 2016

bebé boca abajo
Quizás al escuchar la postura boca abajo en bebés, te viene a la mente de manera automática la recomendación médica tan extendida de evitar que los bebés duerman en esta postura para evitar el síndrome de la muerte súbita.

Pero la realidad es que acostumbrar a que los bebés permanezcan el mayor tiempo posible boca abajo, desde recién nacidos, acelera de manera sorprendente sus capacidades físicas y su desarrollo mental y por lo tanto, estamos estimulando su inteligencia.

Si observas los movimientos de un bebé recién nacido cuando está con poca ropa y se encuentra apoyado en su espalda (boca arriba) notarás que de manera refleja mueven sus brazos y piernas, de manera libre, parecidos a los movimientos de una tortuga puesta al revés.

En cambio, cuando colocamos a los bebés boca abajo, es decir, sobre su vientre, veremos que estos movimientos que antes eran al azar, ahora tienen un sentido: empujar sus manos y pies contra el suelo. También intentarán levantar su cabecita.

bebé boca abajo

Con la repetición y la práctica el bebé perfeccionará estos movimientos de brazos y piernas; sus movimientos se convertirán en una actividad propulsora al empujar contra el suelo y descubrirá que esos movimientos, al azar, empujan su cuerpo hacia atrás, hacia la derecha, hacia la izquierda o hacia adelante. Habrá aprendido a moverse hacia adelante, es decir, habrá pasado del movimiento al azar de brazos y piernas sin movilidad a usar ese movimiento para arrastrarse hacia adelante.

Por otro lado, cuando acostumbramos a nuestro bebé a estar siempre boca arriba, no sólo le estamos quitando la oportunidad de que inicie el movimiento de arrastre, sino que retrasamos (en mayor o menor medida) su desarrollo físico y cognitivo.


¿Que pasa cuando los bebés prácticamente pasan todo el tiempo boca arriba?


  •  No puede descubrir que sus movimientos reflejos tienen un motivo, por tanto no aprende a usar sus brazos y piernas para arrastrarse. 
  • Tendrá menos fuerza en sus movimientos.
  • No estará desarrollando los músculos del cuello para lograr sostener su cabeza
  • El arrastre es el preámbulo para girar o empezar a gatear, por lo que estamos retrasando o impidiendo otros movimientos.
  • Con el tiempo, les costará más trabajo hacerlo

Cuanto antes empecemos a dar la oportunidad a nuestro bebé de estar boca abajo, antes logrará el crecimiento y desarrollo cerebral necesario para avanzar hacia funciones mas avanzadas. De este modo, no sólo se va a desarrollar su musculatura sino también su cerebro.

La rapidez con que un recién nacido aprende a mover sus brazos y piernas a propósito, en vez de hacerlo al azar, determina la velocidad con que se desarrollará la musculatura que utiliza para llevar a cabo esos movimientos y lo adecuado de su crecimiento, y aún lo más importante, determinará lo bien y lo rápido que se desarrollarán las áreas sensoriales y motoras de su cerebro que controlan dichas funciones.” Glenn Doman

Cuanto menos esté un bebé boca abajo, más difícil le resultará moverse. De hecho, cada día que pasa sin darle la oportunidad de moverse significa que tardará más tiempo en hacerlo. Y el problema se hace mayor debido a que los recién nacidos tienden a aumentar rápidamente de peso. Y si no va adquiriendo la musculatura necesaria al mismo tiempo, le resultará muy difícil moverse, arrastrarse y gatear con el consiguiente retraso en el desarrollo y organización cerebral.

Con el ejercicio físico, que en el caso de un bebé recién nacido consiste en estar sobre su vientre empujando sobre el suelo con brazos y piernas para arrastrarse, la leche que ingieren se convierte en músculos y no en grasa. El resultado es un bebé mucho más capaz. El crecimiento del cerebro es el resultado de su uso constante. Y en este estadio, como más usa el cerebro tu bebé es estando en posición boca abajo.


bebé boca abajo

A mi bebé no le gusta estar boca abajo..


Muchos padres se quejan de que al poner a sus hijos boca abajo, éstos empiezan a protestar, se muestran incómodos y lloran.

Pero tomemos en cuenta que la postura boca abajo requiere un enorme esfuerzo para ellos, ya que implica estar en tensión muscular e implica un ejercicio físico y mental importante.

Por eso se recomienda, desde el nacimiento acostumbrar a los bebés a mantener la postura boca abajo  y proporcionarle el mayor número de oportunidades posibles que le faciliten el movimiento.

El ambiente ideal es una superficie plana donde no corra peligro de caerse, como el suelo. Podemos preparar la superficie poniendo una alfombra de vinilo o suelo de corcho, que aísle del frío, esté limpia y el bebé pueda desplazarse y ejercitarse con libertad.

Para que el bebé se sienta cómodo en el suelo, necesita sentirse acompañado, así que, es importante permanecer todo el tiempo posible sentados o acostados a su lado, hablándole, cantándole, animándole, a medida que valla cogiendo confianza y soltura, requerirán menos de nuestra presencia.

Estos periodos iría bien que fuesen entre 3 y 4 horas a lo largo del día.

Si llora o está incómodo podemos probar ponerlos boca abajo sobre nuestro cuerpo. Nosotros acostados, apoyados en una almohada y el bebé encima boca abajo, mientras le hablamos o le cantamos.

También podemos probar algunos juegos y ejercicios boca abajo para ir fortaleciendo y trabajando los músculos del cuello, la espalda y los brazos, te muestro varios ejercicios prácticos.

Si quieres comenzar un programa completo y extenso de desarrollo mental y físico, puedes acceder al curso de aumenta la inteligencia de tu hijo en él se ofrece información detallada y asesoría personalizada.

La postura boca abajo y su relación con la muerte súbita ¿Mito o realidad?


El recién nacido se mueve mucho mientras duerme. Quizás has notado que en la mañana tu bebé se encuentra en el lado opuesto de la cuna donde lo dejaste. Simplemente ha llegado ahí arrastrándose mientras dormía. De hecho, en las primeras semanas de vida muchos bebés se mueven más mientras duermen que en sus periodos de vigilia. Este es un tiempo precioso para el bebé pues mientras duerme aprende y mejora su arrastre, entonces ¿el bebé debería dormir toda la noche boca abajo?

Se han hecho muchas investigaciones sobre la relación que pueda existir entre la posición del bebé al dormir y el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). Desde la década de los 90 se ha recomendado por indicación médica que los bebés duerman boca arriba o de lado.

Pero esta recomendación ha sido muy debatida y criticada.

En el 2003 los científicos Hunt y cols. informaron de varios resultados asociados con la posición en la que duermen los niños y descubrieron que síntomas no identificados como tos, congestión nasal, flemas, vómitos, diarrea, fiebre o problemas  respiratorios aumentaban significativamente entre los niños que dormían en posiciones distintas de la posición boca abajo.

En 2005, la publicación científica The Scientific World Journal publicaba el artículo “Una reevaluación de la Campaña Bebés Boca Arriba SMSL” por el doctor Ralph Pelligra (director médico y jefe de Revisión del Ames Research Center de la NASA), por Glenn Doman (fundador de los Institutos para el Logro del Potencial humano) y por el doctor Gerry Leisman (profesor de Ergonomía Clínica, Rehabilitación y Neurociencia Aplicada en la facultad de Tecnologías de Ingeniería en la Universidad estatal de Nueva York). En dicho artículo se documenta que la campaña de Bebés Bocarriba debe tratarse como una investigación y no como un tratamiento preventivo confirmado.

Por el contrario, se indica que poner a los bebés bocarriba para dormir, no sólo no es garantía contra el SMSL, sino que además aporta riesgos asociados como deformidades posicionales de la cabeza, desarrollo motor retrasado y patrones de sueño perturbados. El artículo explica cómo desde que se aplicó la Campaña de Bebés Bocarriba, hay indicios de un rápido crecimiento en la población de niños que muestran anomalía en el desarrollo como resultado a la exposición prolongada a la posición supina (bocarriba): “Estos niños no tiene la oportunidad de levantar la cabeza cuando se despiertan para explorar el entorno que les rodea. Un pobre desarrollo de los músculos extensores de antigravedad conduce a retrasos motores generales y a dificultad en la adquisición de bases fundamentales como girar, sentarse solos y arrastrarse. Aunque se dice que estas anomalías son transitorias y tienden a normalizarse en aproximadamente 18 meses, las pruebas que apoyan este punto de vista son escasas y no se han llevado a cabo estudios clínicos aleatorios a largo plazo”. (…)

Aún así, los pediatras y la mayoría de manuales sigue haciendo la recomendación de que los bebés recién nacidos deben dormir boca arriba y con la cabeza de lado o de costado.



No soy ninguna autoridad para aconsejar o desaconsejar que postura tienen que dormir los bebés, he querido citar las fuentes para que en base a estos estudios, la última decisión la tomemos los padres y quienes debemos saber que es lo mejor para nuestros hijos.

En todo caso, la práctica de la postura boca abajo, es algo completamente aconsejado por todo profesional.

Los estudios y muchos textos han sido extraídos del apartado del "programa físico" del curso de Aumenta la inteligencia de tu hijo de Nuria Ferrés.

Saludos y felices juegos!





Suscribete

También podría gustarte

2 comentarios

  1. Tenemos una princesa (Nieta) de 9 meses y poco la ponían boca abajo, si he notado que le ha costado mayor esfuerzo y tiempo realizas las actividades propias de su tiempo, como lo hicieron su mami y tío, porque si los poníamos boca abajo.. Yo si creo en el beneficio de que estén boca abajo, y por si acaso, supervisados¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh valla abuela más implicada! Se habla de que la edad de inicio para empezar a caminar se ha retrasado en las últimas décadas y que hay muchos bebés que tienen dificultad para empezar con el gateo o nunca lo hacen. La única recomendación es más tiempo en el suelo, animándoles. Un beso a la princesa, saludos

      Eliminar

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.