Matemáticas para bebés y niños pequeños con bits numericos

agosto 04, 2016

Matemáticas para bebés y niños
Te pueden gustar más o menos, pero lo cierto es que en la vida diaria utilizamos las matemáticas para muchas cosas: desde el uso del dinero, al usar medidas métricas, para contar cantidades…desde bien pequeños las usamos y así será hasta que tengamos uso de razón.

Pero además de útiles, la práctica de las matemáticas es una de las funciones más elevadas del cerebro humano. Al usarlas, estimulamos la corteza cerebral, concretamente el hemisferio izquierdo lo que nos permite usar funciones cognitivas tan importantes como el razonamiento, la lógica, la deducción o el cálculo mental.

Cuando utilizamos las matemáticas, estamos estimulando el desarrollo cerebral y por lo tanto, la fruto de ese desarrollo: la inteligencia.

Para lograr comprender las matemáticas, es fundamental conseguir que las matemáticas sean para el niño algo real, con significado, y no unas simples cifras y mecanismos a aprender.

Según la teoría de las inteligencias múltiples, hay personas que parecen tener una facilidad innata para las matemáticas y el cálculo mental, si, se trata de la inteligencia lógico-matemática.

Para las que no, nos toca lidiar con ellas e intentar que el camino no se haga tan cuesta arriba.

Porque ¿Sabes que nuestros primeros contactos con las matemáticas, van a definir si serán un aprendizaje dificultoso e inútil o por el contrario algo sencillo, útil e interesante?

He de reconocer que nunca se me han dado bien las matemáticas. Recuerdo lo mal que lo pasaba ya desde primaria al no entender nada de lo que explicaban los profesores. Luego, en la secundaria y en el bachillerato no sólo era la materia de matemáticas, también se unían a la fiesta sus primas la física y la química. Escogí la carrera de psicología con la ilusión de poder al fin librarme de ellas y durante los dos primeros semestres,  Oh sorpresa! Estadística descriptiva y diferencial… más matemáticas a mi vida.

Las matemáticas son un aprendizaje de tipo acumulativo, es decir, el aprendizaje de una operación es la base para entender otra superior y esta a su vez, sirve de base para otra.

Por ejemplo la división: requiere haber aprendido antes a sumar, restar y multiplicar. Sin estas bases, no podemos aprender el proceso de dividir. Pero luego, la división es la base para otro tipo de operación superior y así sucesivamente.

 Igual que en el juego de jenga, sin bases sólidas y con huecos por varios lados, en cualquier momento se terminará desplomando toda la torre.




Uno de mis principales errores al aprender matemáticas es que me empeñaba en memorizar y no en razonar. Aprendí de memoria las multiplicaciones o las fórmulas de las áreas sin ser capaz de entender una lógica o de poder aplicarlo a la vida real. Quería encontrar un mismo patrón para resolver los problemas, pero cada vez se hacía más cuesta arriba, porque cada vez la cosa se complicaba más.

Sin embargo, cuando las bases de cualquier conocimiento son sólidos, resulta más sencillo, pasar a un siguiente nivel, incluso resulta atractivo, puesto que, naturalmente queremos más cuando algo se nos da bien.

Al igual que yo, muchas personas han fracasado en las matemáticas porque nos las han enseñado por el camino más difícil desde el principio.

Y con principio, no me refiero a esperar para cuando nuestros hijos inicien su vida académica con 6 años.

Lo creas o no, podemos iniciarles en las matemáticas desde los primeros años de vida, a partir de un año o antes, que es precisamente cuando su cerebro está más receptivo.

Para ello, te voy a mostrar los pasos para enseñar las matemáticas en los primeros años de vida.


Concepto de cantidad, antes que de cifra

Un error muy común es intentar que los bebés y los niños pequeños conozcan primero los números y aprendan contar del 1 al 10 ¿verdad?

Pero, antes de llegar a eso, ellos tienen la capacidad mental de percibir las cantidades, antes que las cifras, y la idea es explotar esta capacidad mental que se pierde cerca de los tres años de edad.

Para aclararnos, vamos a definir, que entendemos por cada concepto:

Cantidad: verdadero valor de la cantidad real de objetos: canicas, monedas…
 Cifra: símbolo que representa una cantidad real, por ejemplo 5, 12, 32…

Según Nuria Ferrés, la cifra es una representación simbólica para referirse a una cantidad real. La habilidad de percibir la cantidad real y no sólo la cifra que representa esas cantidades sólo la tienen los niños pequeños porque aún son capaces de ver las cosas tal y como son, es decir, los dedos que hay en una mano (y no la cifra 5), las canicas que hay en el suelo (y no la cifra 16, por ejemplo), las monedas sobre una mesa (y no la cifra 71, por ejemplo).

Esta peculiaridad del cerebro de los niños pequeños, se explica a través de las etapas del desarrollo de Piaget. Según su modelo, primero está pensamiento concreto (sólo existe lo que veo) y luego, según va evolucionando, pasan al pensamiento abstracto (representar con símbolos algo que no existe en la realidad).

El niño pequeño ve la cantidad, sólo que no sabe cómo se llama esa cantidad, y por tanto, eso es lo que hay que enseñarle primero: la cantidad y el nombre que tiene en voz alta, no la cifra que representa esa cantidad, eso ya vendrá después.

Pasos de aprendizaje de las matemáticas para bebés y niños pequeños:

1) Reconocimiento de las cantidades.
2) Operaciones básicas con cantidades: suma, resta, multiplicación y división.
3) Oportunidad de resolución de problemas.
 4) Las cifras.
5) Operaciones básicas con cifras: suma, resta, multiplicación y división

El método de Doman siguiendo estos pasos para enseñar las matemáticas de una manera sencilla, natural y estimulando la inteligencia, utiliza un sistema llamado bits numéricos.

Se basa básicamente en la idea de relacionar el concepto de cantidad con el de cifra y lo hace a través de cartulinas con puntos.

Esta es un ejemplo de los bits de números en versión digital, de orientación Andújar.



El programa de Nuria Ferres de Estimula la Inteligencia de tu hijo  incluye un manual detallado y con ejemplos para cada edad donde explica cómo poder aplicar el método de Doman en casa.

Está diseñado para bebés de 12 meses (o antes, según nivel de estimulación) hasta niños de 6 años.

No pierdas la oportunidad de mostrar a tu hijo otra manera natural y fácil de aprender las matemáticas, creeme, que lo agradecerá toda su vida.

Nos vemos la semana que viene, felices juegos !








Suscribete

También podría gustarte

0 comentarios

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.