Masaje para bebes: piernas y pies

febrero 25, 2016


Primer día de curso, primer contacto con el grupo. Mamas y bebes preparados para recibir la clase en el centro de NENOOS (El Burgo) A Coruña.
De menú principal: cómo generar un ambiente propicio y masaje de piernas y pies.

Me levanto temprano por la mañana, me preparo y preparo a la niña, procuro dejar la casa en condiciones y desayuno antes de irme al curso, vale, hasta allí vamos bien. Pero entre preparar el biberón, tener lista su maleta, que hace frío, una chaqueta, el chupete...sube y baja escaleras ¿te ha pasado que con los bebés tienes la sensasión que no saldrás nunca de casa? 

Aiinsss cuando monto y desmonto el carrito, me subo al coche, voy a toda prisa, veo el reloj
y sí, he llegado tarde al primer día del curso, ufff !!

Entro allí entre sofocos, pidiendo disculpas por interrumpir la clase, yo sólo quiero sentarme de una vez, quitarme los zapatos y empezar a relajarme..bueno parece que tan tarde no he llegado, pues todavía no han empezado a explicar los masajes, me he perdido al parecer la presentación, bueno, ya habrá oportunidad para conocerse mejor, que nos quedan 7 sesiones más por delante.


No se trata de un masaje terapéutico 



Lo primero es aclarar que la educadora utiliza un muñeco y ella nos muestra a las madres cómo dar los masajes a nuestro bebé.

El objetivo principal del masaje es fomentar un vínculo afectivo con nuestro hijo, en otras palabras, el masaje es un excelente medio para poder conocer mejor a nuestro bebé, tener un tiempo de exclusividad e intimidad y demostrarle todo nuestro cariño.

Es verdad que también a través de los masajes podemos dar alivio por ejemplo para los cólicos, con los masajes conseguimos relajarlo ( y relajarnos) física y mentalmente; estimulamos y tonificamos la piel y los músculos..pero sobre todo pensemos que a través del contacto cariñoso con nuestras manos, nuestro bebé se siente escuchado, aceptado, querido..el tacto es el primer pilar para la inteligencia emocional.


Crear un ambiente propicio


Buscar el momento y el lugar
Lo ideal es crear una rutina diaria para el masaje. Encontrar un rincón en casa tranquilo, con pocas distracciones, con una temperatura agradable y a una hora que nuestro bebé no esté sumamente inquieto porque tiene hambre o sueño. Podemos usar música suave de fondo. A mi personalmente me gusta la hora antes del baño.

Nuestra relajación
Si estamos estresadas o enfadadas, es probable que lo trasmitamos al bebe, por eso, es mejor tomar unos minutos para detectar cómo nos sentimos y relajarnos a través de ejercicios de respiración.

Otra opción es relajarnos con nuestro pequeño en brazos, balancearnos un rato, mientras que aspiramos y expiramos pausadamente. Una vez que notemos que nuestro nivel de tensión ha bajado y que ya estamos en sintonía con nuestro hijo, podemos empezar a tocarlo.

Antes de empezar el masaje

  • Nos quitamos pulseras, anillos, etc.
  • Nos frotamos las manos y las calentamos usando un aceite, mejor de origen natural (almendras, sésamo, etc.)
  • Le preguntamos a nuestro bebé si quiere que le demos un masaje
  • Empezamos siempre poniendo nuestras manos sobre la parte del cuerpo que vamos a empezar (manos que reposan) antes de empezar con los movimientos.
  • Siempre estaremos atentas para ver las reacciones de agrado o desagrado en cada movimiento. Si el bebe nos indica con sus gestos que ya es suficiente o que no tiene ganas, lo dejamos para otro momento, no se trata de una imposición.

Masajes de piernas y pies


Siempre empezaremos por esta parte del cuerpo ya que es la zona que están mas acostumbrados a que les toquemos (al cambiarle el pañal, al vestirles..) y es la que mejor suelen aceptar.

Consta de 11 movimientos diferentes, pero en total no lleva más de 10 minutos hacerlo.

Los movimientos que mas le gustaron a mi hija fueron:

Vaciado hindú. Una mano se queda en el inicio del muslo, mientras que la otra se va desplazando de la parte alta del muslo hacia el tobillo. Luego cambiamos de mano, lo hacemos varias veces.





Rodamiento en los dedos Vamos girando dedito a dedito, como si le estuvieramos quitando un anillo en cada dedo.


Almohadillas del pie. Presionamos con nuestro dedo índice, la zona de la almohadilla del pie. Como reflejo, su pie se contrae, como si quisiera coger nuestro dedo con los dedos de su pie.


Presión con los pulgares. Vamos caminando con nuestros dedos pulgares por toda la planta de su pie, mientras le cantamos una canción.


Vaciado sueco. Con una mano cogemos el tobillo del pie y con la otra abrazamos la pierna y la llevamos del tobillo al final del muslo; luego cambiamos la mano y la llevamos otravéz hasta el final del muslo.Es el movimiento contrario al vaciado hindú.

Mmm..mi hija y yo lo hemos disfrutado

¿Nos  compañas en la próxima sesión que toca masaje en la zona abdominal?

Si quieres saber mas de cursos para bebé,en tu ciudad, infórmate en NENOOS 

Por aquí nos vemos..

Buen fin de semana y a pasarlo bien !






Suscribete

También podría gustarte

2 comentarios

  1. Cuando era pequeño mi madre me hacía masajes con aceite después del baño. No recuerdo la técnica pero tenía un libro que seguía al pie de la letra y yo me quedaba totalmente dormido.
    Alguna vez ha intentado volver a hacérmelo pero acabo llorando de la risa por culpa de las cosquillas, así que lo hemos rebautizado como el festival del aceite y las risas. Te apuntas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que graciosa tu madre con el libro y las manos todas pringosas intentando dar masaje a un bebé, como si se tratase de una receta de cocina y le funcionó! ... suena bien Hugo tu festival, saludos

      Eliminar

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.