Afrontar la llegada de un nuevo hermanito con inteligencia emocional

noviembre 26, 2015

Ante la llegada de un nuevo hermanito a casa pueden surgir algunas conductas y sentimientos como:  deseos de tirarlo a la basura, hacerle trastadas, volverse a hacer pis en la cama, querer volver a ser bebé, sentirse desplazado...

Te doy algunos tips y te cuento mi experiencia personal de cómo sobrellevar mejor esta nueva situación familiar usando la inteligencia emocional.

A menudo preguntan a mi hijo ¿estás contento con tu nueva hermanita? ¿la quieres mucho? el siempre responde casi de manera mecánica que SI.

Y ¿cómo explicar que efectivamente la quiere, es verdad, pero también convive con otros sentimientos no tan "nobles" como los celos, algunos miedos, inseguridades..? esos son difíciles de entender y aceptar.

Si estos pensamientos y sentimientos tienen mucha fuerza pero no salen a la luz, bien porque los padres no los toleran ó el niño no es capaz de comprenderlos, entonces el hermano mayor comienza a actuar aquello que tiene que callar y allí vienen algunos cambios de comportamiento y falta de adaptación ante la llegada del nuevo hermanito.

Una persona muy sabia que conozco dice que no hay cosa más difícil de afrontar que sentirte fuera de lugar, que no sentirte ubicado y creo que es verdad, por mucho tiempo me sentí fuera de lugar  cuando dejé mi país para venirme a vivir a España y formar una familia aquí.

Cuando una persona se siente fuera de lugar se queja constantemente, nada le parece, añora e idealiza la época pasada, rechaza lo nuevo....y esto puede pasarle a algunos hermanos mayores, a nuestros hijos mayores.

Por eso, ante todo debemos tomar estas situaciones con naturalidad y trasmitir el mensaje al hermano mayor de que :

No ha perdido su lugar en la familia, sólo ha tomado un lugar diferente.

No hay una silla menos..ahora hay una silla de más

Estos son algunos tips para sobrellevar mejor la llegada del nuevo hermanito:


1. Prepararlo desde el embarazo Cuidar las formas y los sentimientos que puedan surgir desde que le damos la noticia y a lo largo de todo el embarazo, son nueve meses que nos sirven a todos de preparación y puedes hacerlo partícipe de ello aquí te cuento mi experiencia.

2. Contar con el apoyo de familia/amigos en los primeros momentos Yo tuve el privilegio de contar con las dos abuelas en casa, ellas se encargaron las primeras semanas de las actividades cotidianas como llevar al niño al colegio, darle de comer, llevarlo al parque ó sus actividades, hacerle compañía, mientras yo podía ocuparme de mi bebé.

3. Que sea protagonista en algunas ocasiones, hacerle sentir que es importante Es verdad que al principio tendemos a centrarnos en el bebé, pero preocuparnos de cómo le fue en el colegio, cómo se siente, llevarlo a algún sitio que le guste al mayor, son muestras de afecto.

4. Demostrarle que confiamos en él y dejar que nos ayude Dejar que cargue al bebé, que nos ayude en la ducha, que le ponga el chupete, dependiendo de la edad del hermano.

5. Asumir que no sabe cómo tratar a un bebé Puede ser que el hermano sea brusco a la hora de jugar ó tocar a su hermano, que quiera estar constamente llamando su atención, así que, intenta no perder los estribos a la hora de dirigirte a él ó corregir.Piensa que se trata de una etapa transitoria y necesaria.

6. Tiempo en exclusiva Aprovechar cuando el bebé duerme o está tranquilo para hacer cosas de "chicos mayores" y jugar en exclusiva con él, leerle un cuento, charlar...mejor si dedicamos como rutina un espacio al día para esto.

7. Mano a mano como padres El padre cobra un gran protagonismo y una gran función con el hermano mayor, en nuestro caso el padre se encarga de darle el desayuno, llevarle al colegio, jugar con él en sus días de descanso, llevarlo a la cama...suplir las necesidades de la nueva familia mano a mano es esencial para que todos nos adaptemos mejor a la situación.



En fin que si dejamos que el proceso trascurra y tome su cauce natural, sin asustarnos ante sus reacciones, con paciencia y reflexionando en ¿que es lo que está necesitando? ¿que es lo que me quiere decir con esta actitud? en lugar de actuar riñéndolo o apartándolo, le ayudaremos a que se adapte a la nueva situación y que encuentre más rápido su nueva silla en la familia, su silla de hermano mayor.

Ahora cuéntame, ¿ha sido fácil ó con cierta dificultad la llegada del nuevo hermanito?

Nos vemos la próxima semana !




Suscribete

También podría gustarte

2 comentarios

  1. La verdad es que a veces es difícil ver que necesitan ese espacio porque nos toca centrarnos en el pequeñajo recién nacido... En mi caso, al no darle pecho no tenía que estar tanto tiempo con el bebé, pero, lógicamente, me tocaba dividirme y no a partes iguales. Sentí que me alejaba un poco del mayor, pues hacían más cosas juntos papá y él. En principio pareció llevarlo bien (era peque, tenía dos años y medio), hemos ido notando celillos a posteriori. Tuvo una temporada que se hacía caca encima... Pero bueno, creo que es normal que expresen esas cosas de algún modo. Ahora ya los celos son habituales x parte de los dos (que si a uno le dives, que si al otro no le riñes,.. ). Un besete y a disfrutar!

    ResponderEliminar
  2. Es una realidad a trabajar porque el rey de la casa pasa a ser príncipe y esto tiene sus consecuencias, que bien explicadas, llevadas y acompañadas son menos bruscas, pero siempre aparecen. Y duran tiempo ... quedan como latentes y cuando menos te lo esperas, zas, otra reacción!
    Me ha encantado tu enfoque y objetividad en el artículo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.