El parto ¿dolor o sufrimiento?

agosto 27, 2015

Semana 39. Mi embarazo está a punto de llegar a su fin, ya está hecho. Ahora sólo queda esperar y prepararse para ese deseado y temido momento: el parto. 

Se acerca la hora de abrir camino, dar a luz, pero no sin pasar por alto el dolor que trae consigo, pero ¿es lo mismo dolor y sufrimiento?


No, no es lo mismo, pero vamos por partes. El dolor forma parte de la vida, los seres vivos desde nuestro nacimiento contamos con este mecanismo bioquímico que nos indica que algo en nuestro organismo se encuentra en desequilibrio y que nos está causando daño, es decir el dolor sirve para alertarnos de que algo va mal.

En cambio, el sufrimiento, es la respuesta emocional y cognitiva asociada a la situación de dolor. Sería el conjunto de emociones y pensamientos que se entrelazan dando nuestra propia versión y sentido a la situación de dolor. 

Cada persona tiene un umbral diferente al dolor, pero sea este muy bajo o alto, la respuesta de dolor suele tener un punto máximo para luego remitir y desaparecer.

El sufrimiento, ya que hablamos de malestar y desasosiego mental o emocional, puede adquirir mas intensidad y duración que el dolor físico, de hecho, el sufrimiento puede durar indefinidamente, aunque la situación que lo provocó se haya terminado. 

En el caso del parto, a pesar de que cada mujer tiene una experiencia única, no podemos negar que se trata de una situación novedosa y desequilibrante para el cuerpo. Tiene lugar un intenso dolor físico: el útero se expande, se contrae, aumenta de tamaño entrando en contacto con otros organos y tejidos,se abre la pelvis, cuesta trabajo respirar...no soy médico para describir todos los cambios que implica, pero sí he podido experimentar en carne propia el dolor que se siente al parir. De hecho, la Biblia en génesis nos advierte que la mujer tendrá un parto con dolor.

Pero el dolor de parto es el único dolor físico que no tiene relación con una enfermedad y/ó que indique que algo va mal dentro de nuestro cuerpo. 

El dolor de parto, tan temido y desprestigiado en nuestros tiempos, es necesario para nuestro propio recogimiento. El dolor tiene la función de alejarnos el mundo racional,el mundo pensante y de zambullirnos en el plano sutil, en nuestra naturaleza, allí donde el bebé reside y se conecta con nosotras. 

El parto implica un quiebre, una apertura, una desestructura y no sólo del cuerpo, también en el plano emocional, como dice Laura Gutman, hay algo que se quiebra para lograr el pasaje de "ser uno a ser dos".

El dolor en el parto se atraviesa mejor cuando nos preparáramos para ello y nos convertimos en las verdaderas protagonistas y no en simples espectadoras de nuestro propio parto,  cuando nos sentimos con el derecho y la libertad de poder gritar, llorar o reír, cuando nos sentimos apoyadas y acompañadas, cuando lo hacemos sin prisa, sin miedo porque sabemos a lo que nos enfrentamos y con el derecho de aceptar o rechazar ciertas prácticas médicas como el empleo de la oxitoxina, la epidural ó la cesárea.



El sufrimiento durante el parto tiene lugar cuando nos dejamos llevar por nuestros miedos, cuando aceptamos prácticas médicas con las que no estamos de acuerdo, cuando nos sentimos solas, desvalidas, maltratadas y/o cuando no hacemos sonar nuestra voz acerca de lo que queremos y no queremos respecto al momento el parto.

En mi experiencia, las contracciones duelen, sí, pero es un dolor intermitente que viene y va, entre una y otra, hay tiempo para tomar fuerzas, respirar profundo y volver a la carga. 

Mi parto ya es inminente, puede ser hoy,dentro de unos días o un par de semanas y no te digo que no tenga miedo, que no estoy nerviosa, que me gustaría saber cuando, cómo y cuanto, pero es parte del proceso..de la (dulce, amarga, larga, impredecible) espera.

Con respecto a los dolores de parto, no son momentos deseados ni agradables para mí,  pero me reconforta pensar que se trata de un dolor puntual, muy intenso, agudo, pero que tiene un propósito, una promesa, una expectativa, una recompensa: una liberación y luego esa mirada, que viene como de otro mundo cuando le conoces y pronuncias por primera vez su nombre y gira y te mira, y todo lo demás queda atrás..


Hasta la próxima,








Suscribete

También podría gustarte

6 comentarios

  1. Querida Katy, como dices es un dolor con propósito, ya verás como todo pasa rápido y al ver a tú bebé se te olvida todo. Como dicen aquí en España "que tengas una horita corta" un abrazo y que todo vaya bien. :-) July

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sii cuando el dolor tiene un para qué, que pronto se olvidan los malos momentos, un abrazo!

      Eliminar
  2. Que poco te queda!!!! Ánimo y que sea muy bonito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Emi, tu hace muy poco pasaste por este tiempo igual

      Eliminar
  3. Ains que ya debe de haber nacido!!! pero desde aquí que sepas que estoy de acuerdo con cada una de tus palabras porque se tiende a mezclar ambos conceptos.
    Felicidades y un besote grande para los dos.

    ResponderEliminar

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.