El príncipe destronado: El embarazo que lo cambió todo

junio 25, 2015

 Una noche, después de acostar a mi hijo, lo miré plácidamente dormido en su cama. El se acostó pensando que era un día más, pero yo sabía que no era  así, su vida había dado un giro para siempre.

Me toqué la barriga, suspiré y pensé: Hijo mío, hoy es tu última noche que duermes como hijo único, mañana te enteras que tendrás un hermano, que te has convertido en el hermano mayor. Mañana serás mi querido príncipe destronado.


Cara de sorpresa, consternación, no acaba de entender cuando ni cómo pasó, pero ya está allí: un bebé en la barriga de mamá, que crecerá y nacerá después de las vacaciones de verano, cuando él cumpla  7 años.

Se lo ha contado papá y mamá, en un intento de reunión familiar semi-formal, dada la importancia del tema: "Hijo, ven que tenemos una cosa muy importante que decirte". El niño traga saliva, gulp ¿que pasa? ese tono no es común, no recuerdo haber hecho nada malo, sin embargo, mis padres no tienen cara de enfado...

Ya han pasado 4 meses de esa reunión familiar, el se ha encargado de ser el "informador oficial" y de contar a familiares, amigos, vecinos..que tendrá un hermanito, bueno en realidad, ahora sabemos que es hermanita. Hemos permitido que asuma ese papel y le gusta.

Al principio lo decía sólo informando y enseguida cambiaba de tema; con frecuencia se olvidaba del asunto y me pedía jugar a lo de siempre: Mamá, vamos a andar en bici; vamos por este camino por la montaña; ¿Me cargas y me haces avioncito?, ¿hacemos gimnasia en casa?; ven, corre y persígueme...Y mi respuesta siempre la misma: Ahora no puedo hijo, estoy embarazada, Ouu !  sí...es verdad, respondía, al principio algo frustrado y luego, resignado.

Ahora que la barriga es evidente, le sirve como recordatorio diario de una realidad que no tiene marcha atrás: mamá está embarazada, el será un hermano mayor y cada vez falta menos para la llegada de Daniela.

Ya no es necesario decirle lo que puedo o no puedo hacer, incluso hay ciertos cuidados de chico mayor: "No cargues eso mamá", "Cuidado, yo te doy la mano" "Mamá, no puedes tomar vino."

La hermanita, aunque hubo cierta decepción al conocer el sexo, ahora ya aparece en sus planes y como parte de su familia e incluso con nombre propio: "Vamos mamá, métete al mar, me lo has prometido a mí y a Daniela, ella te está escuchando"..."Cuando sea de noche tendré cuidado de no hacer ruido para ir al baño para no despertar a Daniela"

Su cariño hacia mi y su necesidad de abrazos ha aumentado, le gusta venir a mi cama por la madrugada, llora con mas facilidad, lo encuentro en general mas sensible, más mimoso.

Tiene algunas dudas y temores acerca de su propia seguridad y sobre todo de cómo será la convivencia ¿Quien se quedará conmigo mientras vosotros estáis en el hospital? Mi hermana querrá ver en la tele cosas de bebés o de chicas y yo querré ver mis dibujos y nos enfadaremos..

Cada niño vive el embarazo de su madre de manera diferente. He escuchado y leído de niños que se enfadan con su madre, incluso que intentan hacerle daño a su barriga...no soy quien para juzgar. Pueden influir muchos factores desde la edad del niño, el tiempo que la madre pueda dedicarle, la personalidad del crío...nosotros de momento, llevamos bien la situación, pero no sabemos cómo se dará mas adelante ya con la niña delante.

En fin, que la llegada de un nuevo miembro de la familia, es una nueva situación a la que cada uno, tendrá que hacer frente y la viviremos desde diferentes puntos de vista. En general, ha sido un motivo de alegría y emoción, aunque implica también pérdidas y ajustes a nuestra vida actual.

Puede parecer larga la "dulce espera" de 40 semanas,  pero es que no sólo el bebé necesita desarrollarse y madurar, también los que estamos "fuera" necesitamos tiempo para madurar la idea, para prepararnos, para hacer nuestros ajustes internos.

Lo que es un hecho es que el protagonismo y la atención en exclusiva ya no serán sólo para este hijo mío. Ahora tendrá que aprender a compartir muchas cosas, la más dura de asimilar: el cariño de papá y mamá, que ese no cambia, pero ahora se expande más.



Ha llegado el fin de su principado después de 7 largos y hermosos años, ahora es mi príncipe destronado.

¿Cómo has vivido esta experiencia? Cuéntame...

Nos vemos la semana que viene, hasta pronto !







Suscribete

También podría gustarte

2 comentarios

  1. Ahora mismo estarás disfrutando de Daniella así que muchas felicidades. Mi hijo sigue siendo el príncipe de casa, pero no por ello el rey, así que no puedo darte ninguna pauta ni ayuda. Tan sólo disfruta y déjate llevar por tu intuición de madre. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Daniela sigue en el horno, pero ya con ganas de tenerla en brazos, gracias, un abrazo

      Eliminar

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.