10 Juegos y actividades que promueven el contacto físico entre la familia

mayo 07, 2015

"Todos los aprendizajes más importantes de la vida se hacen jugando", eso dice Francesco Tonucci y yo lo creo así también. 

El contacto físico (su flujo natural ó cualquier bloqueo) se aprende desde la mas tierna infancia y se va reproduciendo a lo largo de la vida.

Por eso, te propongo varios juegos y actividades para que de manera espontánea y divertida los niños se familiaricen con el contacto físico en todas sus variantes y los adultos disfrutemos y nos beneficiemos junto con ellos.
Aprendemos a base de las experiencias ¿no? a veces sale bien a la primera y otras tenemos que practicar hasta llegar a dominar algo. 

Con el tacto pasa igual. Quizás tu hijo pequeño no logre con sus manitas darte un masaje de primera, pero, si lo tomáis como un juego divertido, con el tiempo aprenderá a hacerlo cada vez mejor.

Podéis probar estas experiencias táctiles entre la pareja también, los adultos también tenemos mucho que aprender y disfrutar con el contacto físico.

El tacto es tan amplio y variado, como las emociones mismas. Te propongo actividades que estimulan, otras que relajan, otras que curan y otras que simplemente que divierten..


Juegos y actividades para estimular el tacto entre la familia:

1. Darse un masaje en los pies:

Puedes pedir a un miembro de tu familia que te haga un masaje en los pies ó sorprender a alguien y ofrecerle un masaje. Podéis primero lavar los pies en una tina, frotarlos, secarlos y luego poner algún tipo de loción tonificante, no olvidéis empezar desde los tobillos. Los pies tienen muchas terminaciones nerviosas y pueden ser muy sensibles al tacto,  especialmente a los niños les da muchas cosquillas entre los dedos. Si notas que es molesto ó que le da muchas cosquillas, no insistas y sólo masajea las zonas donde sea agradable y relajante para la persona.


2, Ayúdame a liberar la tensión: 

Si has tenido un día especialmente estresante, un masaje de espalda y en los hombros, puede ayudar a liberar tensión y a conciliar mejor el sueño. Puedes pedir a algún miembro de tu familia que intente encontrar los puntos de tensión ó puedes indicar cómo y dónde quieres que te toquen.No te desesperes si tu hijo ó pareja, no te tocan como tu quieres, todo es cuestión de práctica y de motivación. Luego, podéis intercambiar los papeles y dar el masaje tú.


3. Pedir/dar un abrazo: 

Existen muchos tipos de abrazos y para muy variadas y diferentes ocasiones. Hay momentos que un abrazo puede decir más que mil palabras y puede cubrir multitud de carencias. Por eso, es importante aprender a pedirlos.Necesito un abrazo ¿Me abrazas por favor? pídelo a tus niños, a tu pareja, incluso puedes atreverte a pedirlo a alguien cercano a tí y que sientas que quieres abrazarle. 

¿Haz visto en grandes ciudades lo que pasa cuando se dan abrazos gratis? 

Mira este video de: abrazosgratis.org




4. Tocar tiernamente a tu hijo, mientras le coges de la cara:


En algún momento especial, que quieres trasmitir consuelo y ternura, coge suavemente la cara de tu niño entre tus dos manos, mirándolo a los ojos con ternura y sonriendo. Puedes acompañar este momento de palabras o no, pero piensa mentalmente en la ternura que trasmites a tu hijo mientras lo haces.


5. Mecer a los niños con una manta:


Necesitáis  estar todos los miembros de la familia presentes para este juego. Con una toalla o una manta pequeña, un niño se pone encima de ella y los demás miembros de la familia lo elevan y lo mecen de manera suave y armónica. Podéis acompañar estos movimientos con una canción de cuna relajante ó si lo queréis hacer más distendido con la canción de: Un elefante se balanceaba...si hay mas niños, se pueden ir turnando.


6. Jugar al "espejo"


Se necesitan mínimo dos personas. De pie, o sentado frente a la otra persona. Es preferible estando de pie (si es entre dos adultos ó dos niños). Tocándose mutuamente la yema de los dedos, ambos cierran los ojos y una lleva a la otra. Luego, cambian los papeles. Pueden expresar enfado, miedo, ternura, cariño, con la yema de los dedos.Ahora, prueben de nuevo, pero intenten seguir las manos y la persona que conduce sin llegar a tocarse. Pueden terminar comentando lo que han sentido cada uno.


7. Mensaje oculto en la espalda

Un miembro de la familia se pone de espaldas, mientras que el otro con sus dedos, le dibuja una figura ó le escribe una palabra. La persona que está de espaldas tiene que adivinar qué es lo que la otra persona le dibujó o le escribió. Es mas divertido cuando hay tres o mas participantes y se pueden ir trasmitiendo el mensaje de unos a otros, como si fuera el teléfono roto.  

8. Hacer una pizza en la espalda del niño


El niño tiene que estar boca abajo, mejor si tiene la espalda descubierta. Dile que vas a hacer una pizza en su espalda. Primero se tiene que amasar la masa ( masajeas como si tuvieras un rodillo por toda la espalda), puedes dar pequeños golpecitos a la masa y luego preguntarle que ingredientes quiere poner a la pizza: salsa de tomate (puedes rascar ligeramente toda la espalda de arriba a abajo), champiñones (dar pequeños pellizcos de forma intermitente), salami (trazar unas rayas con la yema de los dedos) queso (dar golpecitos con la yema de los dedos) y todo lo que tu imaginación te permita. Luego, pones en el horno la pizza (le pones una manta encima ó una almohada y te pones encima) Ya que está lista, llegó el momento de comerse la pizza !! Que aproveche.




9. Guerra de cosquillas

En todas sus variantes, los niños son muy sensibles a las cosquillas y además les encanta. Podéis jugar a que son estatuas de sal y uno de vosotros tiene que ir por diferentes partes del cuerpo buscando las cosquillas y conseguir que no aguante la risa. Pierde el que primero se ría y luego, podeis ir cambiando los turnos.

10. Manos que curan


El tacto tiene un gran poder curativo. El sobar y masajear la zona donde un niño se ha dado un golpe, no sólo ayuda a evitar un moratón y que drene mejor la sangre, también le ofrece al niño el cariño y cuidado que necesita en ese momento. Masajear una herida ó pupa, mientras catamos una canción, como la de: Sana, sana colita de rana, no sanas hoy sanarás mañana... le ayuda a curar la herida y le reconforta el corazón. Ese tacto cariñoso, cada vez que se hace daño, lo recordará durante el resto de su vida.


Sólo termino con una frase: ¡¡¡ Que lo disfruteis mucho !!

Nos vemos la semana que viene con otro tipo de lenguaje de amor,

¡Felices juegos !











Suscribete

También podría gustarte

4 comentarios

  1. Que bonito! muy buenas propuestas, comparto tu post

    http://emprendedorasycreativas.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro Pame, un saludo y gracias por compartir !

      Eliminar
  2. Qué buenas propuestas. Nosotros hacemos la masa de pizza y también rascarnos mutuamente la espalda suavemente. Lo de la manta se lo hace mi marido a mi hijo en la playa con la toalla (yo no, que ya pesa lo suyo y no puedo con él) y el masaje de pies lo pido pero no me escuchan ¿qué te parece?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estupendo y lo de los masajes en los pies, empieza por darlos tú y luego lanzas la idea de haber cuando te toca el turno a ti, saludos !

      Eliminar

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.