¿Tocamos lo suficiente a nuestros hijos?

abril 29, 2015

El contacto físico como lenguaje de amor en los niños

El contacto físico es una necesidad biológica, una forma de comunicarnos, una manera de relacionarse con otros, una fuente de alivio y/o de placer, un lenguaje de amor entre nuestros niños.

Sin embargo, los estudios indican que muchos padres tocan a sus hijos sólo cuando es necesario: para vestirlos, ducharlos, acostarlos, despedirse..tal parece que todavía no comprendemos cuanto necesitan nuestros hijos ser tocados.

¿Porqué no tocamos todo lo que deberíamos a nuestros niños? ¿Cuál es la importancia del tacto? ¿Cómo promocionar el tacto en nuestra familia, si no te enseñaron a hacerlo en la tuya?

Hablaremos de todo esto, con mucho tacto..


Existen culturas donde el contacto físico está bien visto. Pero en general, la cultura occidental, tiende a inhibir las expresiones de amor y las acciones de tocar.

¿Te ha pasado que parece que a la gente le moleste ó le incomode si tu hijo te abraza mucho ó lo tienes mucho tiempo en brazos? Comentarios como: "Ese niño está muy enmadrado" ó "Se va a mal acostumbrar" no se dejan esperar.

Parece que la conducta afectuosa enfrenta a algunas personas con su propia soledad, a su propia incapacidad de tener contacto físico.

No tocamos a nuestros seres queridos por nuestros propios miedos e inseguridades: tememos ser rechazados, tememos ser mal comprendidos ó malinterpretados, tememos las caricias con connotaciones sexuales. También tememos a la intimidad, porque nos han privado de ella cuando eramos pequeños.

Pero como dice P. Davis "del corazón proviene el amor, y del amor fluye naturalmente la caricia." 

Podemos demostrar amor tocando a nuestros hijos de manera cálida, tierna y amable, de hecho tocar es amar.

La importancia del tacto en los niños

Los niños necesitan de nuestras caricias y contacto físico cada día. Desde que nacen y aún hasta que se hacen adultos.

El tacto, además cumple varias funciones muy importantes en nuestra vida:


  • A nivel biológico: Tocar no es sólo un estímulo placentero, sino una necesidad biológica. Sin contacto, los recién nacidos no aprenden a expresar sus deseos para recibir la atención que necesitan, y entonces desarrollan problemas físicos.
  • A nivel comunicativo: El tocar es un canal muy importante, mediante el cuál el niño expresa sus necesidades. Muchos mensajes y emociones se pueden trasmitir mejor a través de esta vía.
  • A nivel psicológico: El contacto físico tiene gran importancia en la sensación de bienestar y seguridad del niño. Los bebés que se cargan, abrazan, besan, desarrollan una vida emocional mas saludable que aquellos a quienes se les deja durante largos periodos sin tocarlos.
  • A nivel social: Las investigaciones concluyen que existe una relación directa entre la calidad de nuestras experiencias táctiles con nuestra eficiencia en las relaciones interpersonales. La capacidad de confiar en los demás y de ser sensible a sus necesidades, está en relación directa con el tacto.

Además, hay varias investigaciones que han concluido que los niños de hogares donde existe contacto físico son menos hostiles, mas abiertos y se sienten mejor respecto a sí mismos.


Tu hijo puede decidir la forma y el momento para ser tocado

Tocar es una experiencia placentera, curativa,calmante,consoladora, comunicativa, necesaria, pero debemos aprender a hacerlo.

Un buen principio es eliminando las confusiones entre las distintas formas de tocar.

Lo primero es aprender a distinguir la intención del tacto, no es lo mismo un toque tierno y cariñoso, un toque curativo, un toque vigoroso y juguetón  ó un toque de tipo sexual. A medida que los niños van creciendo, aprenden a reconocer la diferencia.

Los niños pequeños no pueden diferenciar los distintos tipos de tacto, sin embargo, si pueden diferenciar si un tacto es agradable o desagradable, saben cómo se siente lo bueno y lo malo.

Aunque un bebé no pueda expresar con palabras lo que siente, si nos da muestras de cuando el tacto le parece agradable o no, de los brazos en donde se encuentra tranquilo, de cuando prefiere cosquillas ó caricias suaves, y debemos respetar esta decisión.

En este sentido, debemos fomentar en nuestros hijos, el poder de decisión sobre su cuerpo. Esto significa aprender a decir que "No" si el contacto físico les parece desagradable o inadecuado, de las personas que lo quiere recibir y si es el momento adecuado.

Si tu hijo se resiste al contacto, no insistas y respeta su decisión, ya habrá otras oportunidades y momentos para intentarlo.



Cuando el contacto físico es el lenguaje de amor primario

Te hablaba la semana pasada, que existen básicamente 5 formas distintas del lenguaje del amor.

El contacto físico es uno de los lenguajes del amor.

Aunque, el tacto tiene una enorme importancia para todos en general, para los niños cuyo lenguaje primario es el contacto físico, éste les grita de manera alta y clara que les amamos.

Abrazar a un niño que ha tenido un mal día ó simplemente porque lo pide, puede ser mas curativo que todas las palabras de apoyo que podamos articular.

De igual manera, cuando empleamos el contacto físico, como golpes ó bofetadas, como una expresión de enojo u hostilidad, lastimarás a estos niños muy profundamente.

Diferentes tipos de contacto:

Los abrazos, los besos, las caricias, son las maneras mas comunes de hablar el lenguaje del tacto, pero existen otras.

Incluye cualquier  clase de contacto físico, te doy algunas ideas:

  • Peinar a un chico con los dedos
  • Darle palmaditas por la espalda o la pierna, acompañadas por frases amorosas o de aliento.
  • Sentar a los niños en el regazo mientras juegan ó les cuentas un cuento
  • Mantener contacto visual, mientras le hablamos o le tocamos
  • Hacer cosquillas
  • Hacer gimnasia juntos: ayudarle a dar volteretas, levantarlo con tus piernas y brazos, etc.
  • Realizar algún deporte de contacto como lucha, fútbol, baloncesto..
  • Hacer algún tipo de ritual antes de acostarse, que incluya contacto físico
  • Dar un masaje.

Promocionando el tacto en la familia

Los padres podemos tener diferentes barreras o bloqueos para tocar libremente a nuestros hijos, ya sea por cuestiones culturales o por cuestiones de nuestra propia historia e infancia.

Si es tu caso y deseas entrar en contacto físico con tu hijo, lo primero sería derribar poco a poco esas barreras físicas empezando contigo mismo.

La próxima semana te daré ideas y actividades concretas para trabajar el tacto e ir superando esas dificultades y también ideas de juegos y actividades para niños.

Para terminar, te dejo con un objetivo: tocar a tu hijo cada día, empezando por la más sencilla para ti (te he dejado una lista con varias ideas).


Nos vemos la semana que viene y a pasarlo bien !







Suscribete

También podría gustarte

2 comentarios

  1. Yo soy muy de que me toquen así que también toco mucho a mis hijos, me encanta cogerlos, acariciarlos y besuquearlos, y creo que por eso ellos son también muy cariñosos. Un beso guapa.

    ResponderEliminar

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.