Actividades que cultivan la vida espiritual cristiana en los niños

abril 01, 2015


Los padres tenemos la gran responsabilidad de ayudar a los niños a descubrir y desarrollar el gran potencial que tienen.

Si crees que Dios es quien les ha dado ese gran potencial, si consideras importante instruir a tus hijos por el camino de Dios, si quieres que tu hijo desarrolle su propio guía interno, que aprenda a confiar en un poder Superior, que moldee su carácter y conducta de acuerdo a valores cristianos, entonces tienes que empezar a cultivar la vida espiritual cristiana de tus niños, desde ahora.

Te muestro algunas actividades, con ejemplos que puedes adaptar, muy básicas pero muy importantes, para iniciar el camino de instruir a tus hijos en la vida espiritual cristiana: la oración, la meditación en la palabra de Dios y la contemplación de la naturaleza como obra de Dios.

 Una relación cercana con Dios: La oración

"Oren sin cesar, den gracias a Dios en toda situación.." 1 Tes. 5:17
"Pedid y se os dará, buscad y hallaréis; llamad , y os será abierto. Porque todo aquel que pide recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se abre" Lucas 11: 9-10

Es importante para cultivar la vida espiritual cristiana en los niños reconocer que tienen necesidades que sólo Dios puede llenar, por lo tanto, es necesario que la oración forme parte de su vida.

La oración es la forma mas directa y efectiva de comunicarnos con Dios.

Según Dacey, existen dos tipos de oración:
La oración rítmica. La persona repite una oración aprendida dirigida a Dios. Sería el caso del "Padre nuestro"   alguna oración para antes de dormir ó recitar un versículo bíblico.
Según el autor, la utilización de oraciones rítmicas calman los nervios y prepara la mente para la resolución de problemas. En momentos de preocupación, la repetición ritual de oraciones trasmite a menudo tranquilidad de ánimo principalmente mediante su efecto en la subcorteza cerebral.
Es útil cuando nos quedamos sin palabras ó nos encontramos en un momento de gran excitación.

La oración sustantiva: La persona expresa con sus propias palabras el motivo de su oración y predispone su corazón a una respuesta y encuentro con Dios.  Esta clase de oración suscita un nuevo enfoque, adquirir un nuevo punto de vista. Este cambio, que tiene lugar en la corteza cerebral, calma los mensajes alarmistas enviados a la subcorteza y los reemplaza por la sensación de que todo va bien. La oración sustantiva es mas rica, tiene mayor variedad y permite que el niño exprese sus necesidades, le ayuda a mantenerse atento en el presente y esperará una respuesta personal a sus peticiones..

Existen muchos motivos de oración ó momentos diferentes para querernos comunicar con Dios. Es importante, enseñar al niño a utilizar cada uno de ellos y no sólo orar cuando se tiene un problema.

Oramos:

  • Para dar gracias
  • Para adorar y decirle cuanto queremos a Dios y cuanto le necesitamos
  • Para pedirle perdón por algo que hemos hecho
  • Cuando nos  sentimos tristes o preocupados por algo
  • Cuando exponemos una necesidad
  • Cuando pedimos por otras personas

La oración produce un corazón y mente llenos de paz. Traerá consuelo en momentos difíciles, esperanza,agradecimiento por lo que tenemos y produce que los niños confíen en alguien superior a ellos mismos ( y a sus padres).

Actividad: Cadena de oración

Material:
-Papel
-Tijeras
-Bolígrafo
-Cinta adhesiva

¿Cómo se hace?
  • Cortar varias tiras de papel de 15 cm  por 2 de alto, mas o menos.
  • Escribir en cada papel un motivo de oración, intentando incluir motivos variados
  • Con cinta adhesiva, ir encadenando una tira con la otra, de tal forma que se forme una cadena con ella.
  • Cada día, el niño tiene que orar por un motivo diferente de oración, intentando hablar con Dios con sus propias palabras. También podría intercambiar la cadena con algún hermano ó amigo y orar el uno por las peticiones del otro.

Momentos especiales de meditación en la palabra de Dios

Igual que nuestro cuerpo necesita comer para crecer, el desarrollo de la vida cristiana en los niños, requiere de alimento espiritual diario.

Por ello, es importante reservar un espacio a lo largo del día para leer una porción de la Biblia ó algún pensamiento/lectura, que lleve a los niños a la reflexión y meditación en la palabra de Dios.

Hay personas que les gusta iniciar estas reflexiones por la mañana, ya que consideran que al iniciar el día con una nota espiritual, esos sentimientos se quedarán con los niños durante todo el día.

Mientras que otras personas tienen por costumbre, hacerlo por la noche, antes de acostarse, como parte del ritual para ir a la cama y que dicha reflexión les ayude a relajarse y dormir en paz.

Realmente el momento del día es irrelevante, aunque sí debería importarnos hacerlo parte de la rutina diaria de los niños, a ser posible, que forme parte de un ritual familiar. Momentos donde todos los miembros de la familia, interrumpan sus actividades diarias para estar juntos y meditar acerca de la palabra de Dios.

Existe hoy por hoy en la red, mucho material audivisual que puede servirnos de apoyo para hacer alguna reflexión acerca de la palabra de Dios.

Este es un ejemplo de un video que a mi hijo le gusta mucho acerca de la parábola de la oveja perdida:



Estos momentos del día de reflexión suelen llamarse devocionales.

Un momento devocional completo, debería incluir leer una pequeña porción de lectura de la Biblia, una reflexión e incluir preguntas para los niños.

Existen libros de devocionales cristianos para niños en el mercado. Pueden ser genéricos ó temáticos.  por ejemplo estudiar a un personaje de la Biblia, profundizar en ciertos sucesos como la vida de Jesús, etc.

Yo te recomiendo un devocional que me ha gustado mucho porque con ejemplos y palabras sencillas, explica temas profundos acerca de la vida espiritual en Jesús.

Se llama Meditaciones para niños de K. Taylor


 Contemplar la belleza de la naturaleza y relacionarla con la obra de Dios

Contemplar la fuerza del mar, un cielo estrellado, perder la vista en una hoguera, un cielo azul..nos pueden hablar acerca de la sabiduría y belleza de Dios.

Para los niños puede ser una experiencia espiritual interesante, darles la oportunidad de alejarse de mundanal ruido y entrar en contacto con la naturaleza. La naturaleza puede ser como un libro abierto que cuente por sí misma la grandeza de Su creador.

Para ellos es importante ver que los adultos también nos maravillamos, por las cosas simples de la vida, como ver cuando nace una mariposa o el árbol comienza a dar su fruto.

Hermosos paisajes naturales como el Gran Cañón o la aurora boreal pueden aumentar la buena disposición de la gente a creer en Dios, indica una nueva investigación.
El científico Piercarlo Valdesolo de la Universidad Claremont McKenna en los Estados Unidos, explica que: “Muchos relatos históricos de epifanías y revelaciones religiosas parecen involucrar la experiencia de ser confrontado con la belleza, la fuerza o el tamaño relacionado con fenómenos de la naturaleza." Estas experiencias cambian la forma de ver el mundo y la gente las relaciona con la fuerza de la creación, concluye la investigación.
A través de su propias experiencias con la naturaleza, los niños pueden practicar el silencio, el sosiego y la contemplación, tan alejadas de la vida que vivimos en la actualidad.



Realizar estas actividades no sólo ayudará a los niños a ir desarrollando su vida espiritual cristiana, sino que ayudará también a los padres a ir desarrollando y fortaleciendo la suya propia.

Nuestra responsabilidad como padres es guiarles e instruirles por el camino que nosotros consideramos mejor para ellos (y para nosotros) de tal forma que cuando llegue el momento, ellos puedan decidir por sí mismos, cuál es el camino que desean seguir.

"Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él" Proverbios 22:6
 Si te ha gustado y te parece que puede ayudar a otra persona, te agradecería que compartas el artículo.

¡ Te deseo una excelente semana!

Hasta la próxima,





Suscribete

También podría gustarte

4 comentarios

  1. Nosotros no somos cristianos, aunque respetamos. Papidire es ateo pero respeta mis creencias y aunque hemos pactado que Vikingo debe saber que hay muchas creencias y religiones es verdad que aunque siendo aún pequeño si se suma a alguna de mis actividades religiosas, a través de pintar mandalas o imitar posturas de yoga, etc.... Creo que es importante cultivar el espíritu y darle a nuestros hijos las herramientas necesarias para que se adentren en la espiritualidad, sobretodo para que ellos mismos tomen el camino hacía la religión que más los llene. UN besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En nuestra familia ambos creemos en Jesús, pero no lo vivimos de la misma manera, yo soy quien mas se implica y el respeta, pero quien da mas importancia al desarrollo espiritual en este caso soy yo, un abrazo y gracias por comentar !

      Eliminar
  2. Yo no creo en dios y muchísimo menos en la iglesia por lo tanto ni mis hijos me van a ver rezar ni ir a la iglesia. Les intento inculcar valores humanos por supuesto, pero nada tienen que ver con dios, si en un futuro ellos deciden creer en dios y hacer la comunión por ejemplo, por supuesto serán totalmente respetados y apoyados, pero no podría inculcarle algo en lo que no creo, ni tendría sentido claro! Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uno intenta dar lo mejor a sus hijos y aunque desde pequeños enseñes valores cristianos, llegará un punto que tomen la decisión entre continuar por ese camino ó por otro, no somos dueños de sus corazones, ni de sus decisiones...lo mismo cuando sean grandes tus hijos empiezan a buscar de Dios y hasta te animan a ti, jajaja, la vida da muchas vueltas, un abrazo

      Eliminar

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.