Tocar a tu bebe: el primer pilar de la inteligencia emocional

febrero 19, 2015

El contacto físico es un poderoso comunicador no verbal y a través de él podemos transmitir un montón de emociones tanto agradables como una caricia, como desagradables como una bofetada.

¿Una abrazo sincero en el momento oportuno vale más que mil palabras? Yo creo que sí.

Para el bebé, el tacto es el estimulo mas poderoso que podemos utilizar para  trasmitir lo que sentimos.

Un bebé, no tiene las suficientes conexiones nerviosas para saber hablar, para interpretar cognitivamente la intención de otros, pero si viene preparado para sentir y trasmitir, todo a través del contacto físico.

La piel, es su primer lenguaje.

La inteligencia emocional empieza con el contacto físico, con tocar a tu bebe.

Al cubrir esta necesidad, vas poniendo los primeros pilares de la confianza y la autoestima.

Hoy te explico 10 diferentes maneras de tocar a tu bebé, según el momento y su estado de ánimo.


El órgano mas desarrollado con el que nacemos, es el sentido del tacto y la piel es el órgano mas extenso y con mayores terminaciones nerviosas.

Hay numerosos estudios que hablan que para el bebé el tacto no es sólo una  sensación agradable, sino que es una necesidad biológica vital.

Un bebé tiene que ser tocado y acunado para regularizar un montón de funciones biológicas como la temperatura, la respiración, el ritmo cardiaco. Esta necesidad de contacto físico para la supervivencia también está presente en otros animales, especialmente en los mamíferos.

Existen asociaciones como ¡Que no os separen! que defienden el derecho del contacto físico desde el nacimiento y hablan, avalados por estudios científicos y relatos de familias, de los múltiples beneficios del contacto físico, tanto para el bebé, como para la propia madre.

La Asociación Española de Masaje Infantil (AEMI) es también una gran defensora de la necesidad del tacto en los bebés.

Tu bebé necesita de contacto físico tanto como comer, dormir ó estar limpio.


10 formas diferentes de tocar a tu bebé y cómo hacerlo:

Cuando empieces a tocar a tu bebé, hazlo con cuidado. Un bebé tiene la piel sumamente sensible. Es preferible que el contacto sea demasiado ligero a que se haga con mucha firmeza.

Usa diferentes tipos de caricias, para ver cuál es la que prefiere tu bebé.

En esto no hay "recetas" para todos, de acuerdo a su personalidad ó el momento del día, puede agradarle mas una suave caricia que evoque relajación y tranquilidad ó por el contrario hacerlo jugando para estimular y generar risas.



Así que, mi recomendación es que los pruebes todos, hasta que sepas exactamente cuando y cómo tu bebé quiere que le toquen.


  • RASCAR Muy suavemente, sólo con las yemas de los dedos (asegúrate que las uñas estén lisas), abarca toda la zona de la espalda.
  • CARICIA:  Usando las yemas de los dedos, acaricia la parte frontal, posterior y lateral de cada miembro. Luego haz lo mismo en la espalda y el pecho.
  • MASAJE: Aplica una presión un poco mayor con las palmas de las manos y los dedos, cubre todo su cuerpo, efectuando movimientos circulares. Puedes utilizar algún tipo de aceite natural como de almendras.
  • PALMADAS: Con cuidado y suavemente palmea (sin golpear) todo el cuerpecito del bebé usando toda la mano. Si el bebé es muy pequeño, o tus manos son muy grandes, usa solamente los dedos para dar palmaditas. No golpees solamente con uno o dos dedos, sino con todos los dedos juntos.
  • COSQUILLAS: Hay bebés a los que les encanta que les hagan cosquillas. La diferencia con rascar consiste en que las yemas de los dedos se usan en movimientos circulares rápidos, durante un periodo mas largo en cada zona. Las cosquillas deben ser muy suaves.
  • PIEL-A-PIEL: Quita toda la ropa que cubre la zona de su pecho y toda la ropa del bebé ( se le puede dejar el pañal) y apoya al bebé contra tu pecho desnudo. Si hace frío, puede cubrirse con una manta.Mucho bebés nunca experimentan este tipo de piel con piel.
  • ACUNAR:  Prueba sosteniendo con firmeza al bebé una vez, y otra véz con laxitud, y acúnalo contra tu cuerpo.Usa ambos brazos para sostener mejor su cuerpecito. Cuando lo acunes tranquilamente, usa un sólo brazo para sostener al bebé. Observa si tu bebé necesita ser sostenido con fuerza ó al contrario con laxitud para favorecer el movimiento.
  • MECER:  Prueba esto de dos maneras diferentes. Primero, sientate en una silla recta, y mueve al bebé de un lado a otro. Muevelo de la cintura ó de las caderas. Luego, prueba  moverlo hacia atrás y hacia adelante (para esto puedes usar un balancín).
  • SUBE Y BAJA:  Sostén al bebé erguido con la cabecita un poco por encima de su hombro, pon una mano en la espalda del bebé y la otra debajo del trasero, y mueva al bebé hacia arriba y hacia abajo. Encontrar vuestro propio ritmo.
  • LA TECNICA LEBOYER: Desliza tus manos lentamente por la espalda del bebé, una detrás de la otra, como las olas del mar. Una mano comienza la caricia cuando la otra termina, y así se mantiene el ritmo. Hazlo con mucha lentitud.
Fuente: "El poder del tacto" P. Davis

El contacto físico le hará sentirse amado y aceptado y le ayudará a adquirir confianza en sí mismo, tan necesaria como la autoestima, en la medida que va creciendo.

Un niño que crezca con aceptación y se sienta valorado por sus padres establecerá mayor cantidad de relaciones afectivas estables y sabrá amar y aceptar, porque fue amado y aceptado.

Por el contrario, si ignoramos esta necesidad, o le restamos la importancia que tiene, por miedo a "malcriarlo" estamos generando la primera raíz de desconfianza y la puerta a la inseguridad de entablar relaciones personales íntimas.

¿Que te gustaría sembrar en el corazón de tu hijo desde ahora?




Deseo que con este artículo incremente tu deseo de tocar mas a tu bebé.

¡ Felices juegos !








Suscribete

También podría gustarte

4 comentarios

  1. ¡Me ha encantado! Cuando Vikingo nació hacíamos piel con piel muchas noches, era una sensación preciosa y el se relajaba muchísimo. Ahora disfruta con las cosquillas y las caricias, me sorprende cuando es él quién me rasca o me acaricia con mimo la cara. Es tan importante el contacto físico para todos los seres humanos, que en esta vida que llevamos hoy en día parece que lo hemos olvidado. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues que hermoso regalo le has dado para toda la vida. Tienes razón todos necesitamos del contacto físico, no sólo los pequeños, saludos !

      Eliminar
  2. Cuando era bebé le daba masajes después del baño y le encantaba, se quedaba quieto y ni rechistaba. Ahora cambiamos a abrazos, cosquillas, rascarnos la espalda, masajearnos los pies ... En algunas culturas, como la asiática, está mal visto, pero no saben lo que se pierden!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las mujeres indias acostumbran dar masajes a sus bebés diarios, nosotros en el occidentes deberíamos tocar mas a los bebés. Que buena experiencia con tus hijos y que bien que sabes lo que necesitan para cada etapa, un abrazo!

      Eliminar

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.