¿Deberíamos dejar que los niños jueguen solos entre ellos?

febrero 05, 2015

imagen: www.cosasdelainfancia.com
Imagen: www.cosasdelainfancia.com
Si hiciéramos una encuesta a niños de 4 años en adelante y les preguntáramos ¿a que te gusta jugar? la gran mayoría de los niños contestaría que prefiere jugar con otros niños a ver la televisión o cualquier tipo de actividad  en solitario.

Jugar con otros niños es parte esencial de su evolución y a través del juego social el niño aprende a interactuar con los demás, desarrollar su imaginación y a dejar de lado su egoísmo.

Pero lo cierto, es que el mundo en el que viven nuestros hijos, el tiempo de ocio es cada vez mas escaso para ellos, está cada vez mas organizado y tutelado por adultos y el juego tiende a ser mas en solitario, que en compañía.

¿Que efectos produce esto en los niños?....


Un día en la vida de Pedro y Sofía, una familia urbana cualquiera.....

Suena el despertador a las 7 u 8 a.m. la familia se prepara para salir rápido de casa, un desayuno rápido, carreras y estrés para dejar a los niños al colegio y luego llegar pronto al trabajo.

Los niños después de pasar toda la mañana en el colegio, pasan al comedor donde comen a turnos y de prisa junto con otros niños y supervisados por monitores.

Luego pasan un tiempo en el patio y por la tarde a alguna actividad extraescolar, dentro del colegio. Pedro juega a futbol y Sofía está en plástica.

Luego, les recogen a las 5 p.m. y depende de los días salen corriendo a clases de natación, se van tomando la merienda en el coche  y llegan a casa sobre las 6:30 p.m , justo para hacer los deberes, ducharse y prepararse para la jornada del día siguiente.

Después de sus obligaciones en casa, su momento de relax es cuando pueden ver la televisión, a solas, ó jugar con un videojuego, antes de acostarse, mientras los padres hacen la cena o recogen la casa.

Esto se repite de forma parecida de lunes a viernes.

Sin tiempo, ni lugar, ni compañeros de juego...

Debido a nuestro tren de vida, muchos niños se ven obligados a cumplir jornadas laborales, parecidas a las de sus padres, reduciendo así mucho su tiempo de ocio.

En muchos de los casos los niños no tienen ni donde ni con quien jugar.
Cada vez hay mas familias con hijos únicos o con hermanos distanciados en el tiempo.

Muchas casas, sobre todo en grandes ciudades son pequeñas, por lo que el niño apenas tiene espacio para jugar.

Por último, no encontramos espacios seguros donde puedan jugar libremente y  por lo tanto,  no damos oportunidad a los niños de que jueguen solos entre ellos, sin adultos que les tutelen o  vigilen lo que hacen.

Los padres tenemos miedo a los peligros que acechan en la calle, tenemos miedo de que sean atropellados, abordados por pedofilos, por traficantes o que sean robados. Por eso, los niños viven constantemente sometidos al control de una persona mayor.

¿Cuál es el efecto de no dejar a los niños que jueguen solos entre ellos?

Para responder esa pregunta, es importante revisar primero la importancia del juego libre en los niños:

  • Mediante el juego en grupo,  los pequeños experimentan con el entorno mas cercano, se preguntan y responden, van modificando la situación creada porque el objetivo del juego es simplemente divertirse. 
  • En el juego son los propios niños los que tienen que tomar decisiones, establecer las reglas y entre todos, comprometerse a respetarlas.
  • Cada uno desarrolla su imaginación y pone en practica su idea de juego, pero se pone en común, se comparte y se sociabiliza, de esta forma se va desarrollando la inteligencia interpersonal tan necesaria en la vida.
  • Jugando en grupo se desarrollan la empatía o capacidad para entender y compartir sentimientos ajenos.
  • Además, el juego es la válvula de escape para la tensión y para la resolución de conflictos.


Por todo esto, el adulto no puede robar protagonismo a los niños, ni dirigir su juego, en todo momento. 

 Está claro que muchas veces lo vigilará y es importante que los niños se aproximen a las reglas de convivencia de los adultos, pero también es necesario que el niño aprenda a arreglárselas solo sin la dirección de un adulto.

juegos en grupo


¿Que pasa cuando el niño no tiene nunca oportunidad de jugar a solas con otros niños?
  • Pierden espontaneidad e imaginación. No se les ocurre a que jugar si no hay un adulto indicando como y a que jugar.
  • Van perdiendo autonomía a la hora de saber elegir lo que les gusta y con quien les gusta jugar.
  • No aprenden a gestionar los conflictos entre ellos sin la intervención de un adulto que haga de "juez"
  • Son dependientes y poco autónomos respecto a sus propias habilidades 
  • No aprenden a cuidarse por ellos mismos.

Los adultos en general, solemos ser flexibles en el cumplimiento de las normas y códigos del juego, por no disgustar al pequeño.

"Me gusta jugar mas con mamá, que a ella no le importa que la deje sin muñecos y que lo tenga casi todo yo." Le dijo mi hijo a un amigo suyo, cuando iban a montar un campamento de playmovil.

A los adultos no nos importa, perder en el juego, que nos dejen menos juguetes, que comiencen ellos siempre primero, que cambien sin mas las reglas....pero ¿esto se lo encuentran en la vida real, con sus pares? claro que no. 

Los niños se muestran implacables con el cumplimiento de los códigos compartidos dentro del juego. Y entonces es cuando los niños deben aprender a escuchar a los otros, aprender a esperar su turno, a compartir a resolver sus conflictos.

Cada tipo de juego para cada edad....


El juego cooperativo que es el momento en que el niño está capacitado para interactuar con otros niños de manera organizada comienza entre los 4 y 5 años. Antes de esta edad, el niño no tiene la madurez, ni la capacidad para entender las normas del juego, ni de relacionarse adecuadamente con otros.


¿Que podemos hacer los padres?

Cada uno de nosotros debemos analizar nuestras posibilidades reales para que nuestros hijos puedan jugar e interrelacionarse con otros niños, de manera favorable.

Quizás debemos procurar mas los espacios de ocio al aire libre, si no estás muy convencido de las calle: en parques, urbanizaciones cerradas, clubes deportivos, sitios donde tengan la posibilidad de jugar sin la supervisión directa de los adultos.

De vez en cuando invitar a los amigos a casa y procurar que jueguen libremente ó con una mínima intervención de nuestra parte.

Podemos jugar con ellos, procurando que respeten las normas como todos, si le trasmitimos y enseñamos nuestros juegos, es mas fácil que ellos lo reproduzcan con otros niños.


Si no ponemos los medios, es muy fácil que nuestros niños terminen consumiendo muchas horas de televisión, abusen de los videojuegos y tiendan mas al aislamiento, al ocio individual  y al egoísmo.



Y tú ¿ Crees que deberíamos dejar que los niños jueguen solos entre ellos?

Nos vemos la próxima semana y felices juegos !






Suscribete

También podría gustarte

4 comentarios

  1. En mi caso, x suerte, kes recojo a las dos y comemos y pasamos las tardes juntos. Solo dos días a la semana tienen extraescolares y la mañana del sábado la dedican a natación. Tienen muuuchas horas libres. Ellos juegan juntos breves espacios de tiempo porque el pequeño le chincha mucho, el mayor se cansa de ceder...pero bueno, con el tiempo serán muy buenos comoañeros. Al ser dos veo que el tema de compartir es algo que tienen muy asumido, además de todos los primos que tienen. A veces los papás podemos jugar con ellos y otras veces no y eso tb han de aceptarlo. Van aprendiendo constantemente: a jugar solos, en compañía, dirigidos, de modo espontáneo... Lo importante es jugar y socializarse y que no se queden pegados a la tele sin pensar ni imaginar :). Buena reflexión. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Que suerte tienen tus peques. Mi hijo también ahora come en casa y sale a las 2pm del colegio y tiene bastante tiempo libre, pero antes no era así y estábamos como trompos de un lado a otro. Lo que sí, al ser hijo único tiene que aprender mas a ceder y reforzar mas el juego social. Saludos y gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  3. Y una de las cosas que olvidan los padres es que los niños pueden ayudar con las tareas de casa. Porque el niño sea pequeño no se tiene que dejar de lado mientras tú haces las cosas de casa, normalmente jugando solo o delante de la consola.

    Poniéndoles tareas que puedan hacer: limpiar una mesa con una bayeta, coger la escoba y barrer el polvo (aunque acaben esparciendo más polvo del que hay, pero así les enseñas desde pequeñitos y sienten que hacen cosas con sus padres).

    Y creo que con una buena planificación hay tiempo para todo, pero si vamos a salto de mata es normal que los niños salgan tontos, como la mayoría de ahora, que no saben hacer ni la O con un canuto. Menos actividades extraescolares y más aprendizaje entre iguales.

    ResponderEliminar
  4. Acerca de que nos ayuden con las tareas domésticas, estoy de acuerdo completamente contigo, con el tiempo, terminan disfrutando mientras les vamos enseñando cosas. Los niños de ahora saben hacer muchas cosas distintas a las que antes se hacían, pero muchas de ellas, no se las enseñamos a hacer los padres, tristemente. Gracias por comentar

    ResponderEliminar

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.