Los 7 errores que deberías evitar cuando estás de visita

diciembre 22, 2014

los padres de ella
Navidad, familia, vacaciones, cenas…en estas fechas muchos nos reuniremos con familiares y/o amigos, algunos sólo a cenar y otros a pasar unos días, así que, muchos de nosotros nos convertiremos en anfitriones ó en invitados.
Pero espera….que hay de invitados a invitados. Los hay que es un gustazo pasar tiempo juntos y los hay que se ganan por méritos propios el título de invitado indeseable.
Hoy repaso contigo 7 errores que desde mi punto de vista tienes que evitar cuando estás de visita, ¿quieres saber cuales son?
1. Caer de sorpresa y/o sin fecha de vuelta.
Estás en casa tranquilamente en pijama y de pronto tocan el timbre ¡sorpresa! ¿te da alegría ó te dan un gran susto?. Depende…pero yo siempre prefiero que me avisen.
Me ha pasado tener algún invitado, o más bien “refugiado”, que te pide el favor de quedarse unos días en tu casa. Te conmueve y aceptas, pero pasa y pasa el tiempo y nada de ná que no se va. Más bien, lo ves cada vez mas comodito, hasta que un día se tensa tanto la cuerda que ya tienes que poner tú, la fecha de vuelta.
2. Llegar con las manos vacías
Ya lo sé, que estamos en crisis y que vamos todos apurados, pero has escuchado la frase “Es de ser bien nacidos el ser agradecidos”  yo personalmente valoro mucho algún detalle, unas galletas hechas en casa, una botella de vino, una cartita, yo que sé…algo que me hace pensar que mis invitados me estiman y me valoran.
Agradezco cuando el invitado te pregunta, antes de ir ó ya en tu casa ¿necesitas que traiga algo? ¿que hace falta? y que lo traigan.
3. Cambiar el cartel de casa por el de “Hotel”
Te avisan tus invitados que van unos días a visitarte, tu te preparas y luego no les ves el pelo en todo el día, sólo llegan a dormir. Eso sí, como hotel de lujo, falta que te toquen la campanilla cuando se les ofrece algo.
Vale que hay muchas cosas interesantes que ver en la ciudad, pero aunque no puedas estar de turista con ellos, siempre puedes planear alguna actividad en conjunto como quedar para cenar, ir juntos a ver x espectáculo…
Letrero-hotel
4. Ha llegado el emperador
El caso del “emperador” sucede más a menudo con visitas de más confianza, como la familia. De pronto llegan a tu casa, intentando establecer “sus” propias reglas, sus horarios, se adueñan de tu cocina, cambian las cosas de sitio, riñen a tus hijos..
No llegan a tu casa y se sienten invitados, más bien, creen que vienen con la misión de decirte cómo es que se debe de vivir y qué es lo que está funcionando mal en tu casa.
5. No mover el culo del sofá
Creer que por ser invitado, ya te puedes sentar a esperar a que esté lista la comida y que te hagan todo, puede ser muy tentador, pero no queda nada bien.
Sobre todo si la visita es de varios días, aunque no seas bueno en la cocina, siempre hay algo que ayudar: poner la mesa, lavar la vajilla…. lo que sea, lo importante es la actitud.
Si no te muestras algo servicial, la próxima vez que vallas de visita, te pondrán este sofá:
SOFA PÚAS muebles cher
6. Criticar y criticar.
Dedicas tiempo a planificarlo, pero nunca aciertas, porque tu comida es demasiado exótica ó sosa ó grasienta. Por mucho que te esmeres, siempre hay polvo , hace mucho frío y la cama es demasiado incómoda. Y eso el primer día…espera a que pase una semana.
Luego, llegan los comentarios acerca de tu forma de criar a tus hijos, tu forma de vivir ó de vestir.
Si no quieres convertirte en el perfecto invitado indeseable, será mejor que dejes a un lado la crítica de aquel que te ha abierto las puertas de su casa, y mejor disfrutes del momento y la compañía ¿no te parece?
7. Niños descontrolados
Soy de las que no le importan que los niños jueguen e incluso griten en mi casa. Lo entiendo porque soy madre, pero reconozco que hay casas donde no están acostumbrados a tanto ruido, y se sienten profundamente alterados.
Por eso creo que los niños deben adaptarse a las reglas de la casa a la que visitan. Si en esa casa no está permitido jugar en los sillones, lo tiene que respetar aunque en su propia casa si pueda hacerlo.
Si antes de la visita avisamos a los niños que las normas de cada casa son diferentes y que deberá respetarlas para que la convivencia sea buena, nos ahorrará muchos quebraderos de cabeza.
Y la lista podría seguir,  ¿no?
Te deseo todo lo mejor para estas fiestas y que puedas ser de bendición en las casas que pises y que en lugar de ser un visitante indeseado, cuando te marches, vuelvan a poner este mensaje para ti:
86490838
A pasarlo bien,
¡¡ Feliz navidad !!
firma Mariquita

Suscribete

También podría gustarte

4 comentarios

  1. Nosotros tenemos la suerte de tener unos amigos que cumplen todas las buenas reglas del buen invitado. También nos conocen y suelen respetar mucho, pero hay ciertos familiares con los qué salimos discutiendo por saltarse todas y cada una de las reglas que nombras. Nosotros somos de los de no abrir la puerta si no han llamado antes, nos sienta muy mal que aparezca gente sin avisar, seremos raritos... Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Que suerte contar con amigos así, y de la familia, yo creo que con amor y paciencia puede ir mejorando la convivencia. Yo antes también me daba igual todo y seguro que también he sido una invitada indeseada, pero todo es cosa de ir puliendose, no crees?. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Bueno yo la verdad es que no me he visto en esas situaciones. Aunque celebramos la navidad en mi casa igual que vienen se van y la verdad que colaboran pero si hay quien me apetezca más que venga y quien no me apetece nada.
    Un besazo y feliz navidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que si haces las recetas de tu blog a los invitados estarán encantados contigo, feliz Navidad para ti también!

      Eliminar

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.