Lo que no esperaba a la vuelta de mi viaje

diciembre 04, 2014

Después de un largo viaje, cruzando el oceano atlantico, ayer por fin volví a casa.

 Ha sido un mes intenso y diferente, lleno de momentos irrepetibles y de reencuentros.

Pero ¿que pasó con mis chicos durante este tiempo? ¿Han sobrevivido?

Antes de mi viaje, te contaba en esta entrada mis dudas y preocupaciones al respecto.
Te cuento mi experiencia de una mamá fuera de casa durante un mes.


Ayer llegaba agotada de mi viaje a México. La despedida con mi familia ha sido dificil, pues lo mas seguro es que no vuelva a verles hasta dentro de un par de años. Aún así, nos despedimos en el aeropuerto como siempre: con abrazos, besos, lágrimas en los ojos y con una inmensa gratitud por todos esos buenos momentos juntos, y con un "hasta la próxima..." la siguiente vez queremos ir todos juntos.

Una alegría recorrió mis venas cuando desde el avión comencé a ver el mar y las casitas desperdigadas entre un manto de color verde, si, ya estoy llegando a La Coruña.

A mi llegada,  mis chicos me esperaban en el aeropuerto con un ramo de flores.
¡ Bienvenida Mamá !



Los abracé y me di cuenta lo grande que está mi hijo y de lo guapo, majo, simpático y...bueno en fin, que te puede contar una madre después de no ver a su hijo en un mes. Sólo tenía ganas de besarlo y abrazarlo.
Ejem...bueno y a mi marido también, pero es que él no había crecido, aunque parecía mas guapo, jajaja.

Llegamos a casa y mi perro me recibió con una gran alegría, moviendo la colita y bufando, hasta casi ahogarse. El clima mucho mas frío de cuando me fuí, los árboles ya del todo amarillos y marrón y algunos sin hojas, el paisaje metido en pleno en invierno.

En casa, para mi sorpresa ¡ Todo recogido, limpio y en orden!.

 Es que resulta que ni comida quemada, ni niño olvidado en el colegio, ni accidentes domésticos, ni perro perdido, ni montones de ropa ó de trastes sucios esperando ansiosamente mi regreso. Parece que se han organizado bien y las cosas han marchado con normalidad. Excepto, mis pobres plantitas, que ellos olvidaron que necesitan agua para sobrevivir, veremos si las puedo reanimar.

Bajamos a dar un paseo al perro todos juntos en la playa y después de respirar otravés el aire con olor a mar y aún con frío y este ambiente tan húmedo tan propio de Galicia, tengo la convicción de que estoy en mi sitio y vuelvo a ocupar mi lugar.Y es que alguien muy querido para mí, me decía que no hay nada peor que sentirse desubicado, cuanta razón tiene.

En México, yo he podido: asistir a una boda muy hermosa en Acapulco a pie de playa y soltando tortuguitas al mar, dar paseos largos con mi padre y charlar sin prisas, desayunar con mi madre y pasar tiempo juntas, ver por primera vez después de mi boda a toda mi familia junta, conocer al bebé recién nacido de una amiga querida y apoyarla en sus momentos difíciles, convivir con mis primos,cortar limones en la casa de mi padre y tomarnos una limonada, ayudar a una prima con su mudanza, celebrar mi cumpeaños y el de mi padre, ver a amigas de la infancia y otros bellos reencuentros..






Pero los Rodriguez (llamese el trío de padre, niño y perro) también vivieron sus propias aventuras. Tenían ganas de pasar mas tiempo juntos, de jugar al futbol, de bajar a la playa y practicar surf, de pasear al perro por el monte, de salir de paseo con la abuela, jugar con juegos de mesa, de hablar de las cosas que sólo se hablan de padre a hijo.....

No puedo saber todo con lujo de detalles que hicieron y cómo lo hicieron (los hombres no suelen dar tantos detalles). Pero me doy cuenta por pequeños gestos de complicidad y de acercamiento físico entre ellos, que definitivamente se reforzaron sus lazos.

Todo hay que decir, que mi hijo estuvo esos días mas miedoso, que le costaba separarse de su padre, incluso no quería quedarse sólo en el coche y se preocupaba de que algo podría sucederle. Mi hijo me decía que no quería quedarse solito en el mundo, jejeje.

Aunque estoy segura, que una vez que volvamos a reestablecer las rutinas y que ahora que nos tiene a los dos, se irá despojando de esos miedos.

Yo vuelvo a mi vida de siempre, pero renovada, con nuevas energías y sorprendida de lo bien que nos sentó a todos estas vacaciones.

Ahora, recuperándome del jet lag y aclimatándome al frío, pero ya en casa y con los míos.

¿Te imaginabas que el fin de viaje sería así? ¿Cómo crees que sería en tu caso?

Gracias por seguirme....hasta la próxima









Suscribete

También podría gustarte

10 comentarios

  1. Bienvenida! Ahora a disfrutar de tus chicos, que los vas a coger con ganas! Me alegra que hayas disfrutado! Besos!

    ResponderEliminar
  2. Gracias guapa! Si ahora a disfrutarlos estas navidades, jeje

    ResponderEliminar
  3. Bienvenida guapa, y menuda sorpresa ver a tu pequeño con el ramo. Disfruta mucho de tus chicos durante las fiestas navideñas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, eso no me lo esperaba, pero oye muy bien el recibimiento, gracias !

      Eliminar
  4. ¡Bienvenida! Eso si que es un recibimiento, vaya sorpresa que te dieron. Disfruta mucho de la familia. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Que bien que se hayan apañado tan bien y que tú hayas disfrutado tanto. Un besito guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A que sí? Que se repita...que se repita...no es broma

      Eliminar
  6. Hola!! Te vengo a visitar por tu espacio,agradeciendo así tu visita al mío. Y bueno te encuentro de vuelta de un país tan familiar para mí , donde tengo muchísima familia política en el estado de Jalisco , en Guadalajara , aunque hay muchos más regados por todo México , al que he ido de viaje . Pero el lugar de uno es donde su corazón esté a gusto y suele ser donde están los hijos , ¿A que sí?. Ese tiempo que pasaron juntos papá e hijo es muy bueno porque entre otras cosas, valoran y ven las miles de cosas que hacemos las mamás y que ahora les toca a ellos .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que coincidencia, que tienes familia en Guadalajara.Tienes razón que con el tiempo, estás a gusto donde está la familia que has formado y donde esté el trabajo, también. Un abrazo y gracias por pasarte por aquí.

      Eliminar

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.