Un fin de ciclo escolar: Una nueva etapa, otros desafíos

junio 19, 2014


Fin del ciclo escolar, niños, padres y maestros ya llegamos cansados y con el pensamiento mas en las vacaciones y lo que haremos después.

Algunos con preparativos de fiestas de fin de cursos, disfraces, fotos, despedidas…pero traigo una penita en el corazón, creo que se llama nostalgia: Hoy mi hijo termina la educación preescolar.

Parece que fue ayer su primer día de colegio, cuando le fuimos a dejar muy repeinadito, con su mandilón sin estrenar y la mochilita con su merienda. Acababa de dejar el pañal ese verano y todavía por un tiempo mas durmió con el chupete y el pañal por la noche.


A pesar de haber estado en guardería y a pesar de que sabía que ese era su nuevo colegio, eso no impidió que rompiera a llorar en cuanto le dejé en el aula. Sólo unos pocos lloraban, otros se despedían con la manita alegremente de sus padres, otros miraban curiosos el sitio donde pasarían tantas horas a partir de ese momento.

La profesora nos dijo que no nos tardáramos tanto en despedirnos porque lloraban mas. Cuando me alejaba del aula, me parecía que el llanto que se escuchaba mas fuerte era el de mi hijo (quizás a todas nos parecía). Miradas de complicidad entre las madres, muchas nos fuimos con un nudo en la garganta y un vuelco en el corazón.

Ni que decir que sólo lloró ese día y no volvió a hacerlo durante todo ese ciclo escolar, incluso disfrutaba mucho ir al colegio. Sólo volvió a hacerlo cuando por circunstancias laborales, nos cambiamos de ciudad y por lo tanto de colegio y la nueva profesora, mayor y con muchísima experiencia, empezó a exigirle mas de sí.

Las primeras semanas se tiró llorando cada mañana al despertar que no quería ir al colegio. Otro vuelco al corazón, otro nudo en la garganta ¿Será así para siempre?

Pero sólo duro poco tiempo, me entrevisté con la profesora, me dio pautas para ayudar a mi hijo por las tardes y ponerlo al corriente para el nivel del grupo, y al cabo de poco tiempo, funcionó.

Es polémico el hecho de la prisa que parecen tener los colegios en educación preescolar para que lean, escriban, aprendan inglés, se manejen con el ordenador, visiten museos, aprendan cosas de ciencia…

En Suiza, por ejemplo, los niños van al colegio por primera vez a los 5 años y se van solos !! bueno, van acompañados por otros niños del barrio, se van cuidando unos de otros. Al kinder, van prácticamente a jugar, a  adquirir destrezas manuales, físicas y sobre todo a socializar. Nada de leer, ni escribir, lo dejan para mucho mas adelante. Uno de los criterios que tienen los suizos para determinar si un niño es apto o no para entrar a primaria es por ejemplo, que se sepa columpiar sólo !

¿Que mi hijo aprendió a leer y escribir con 4 años me llena de orgullo? Mmm si, pero por mí no pasaba nada si lo aprendía mas adelante. Veo claramente que a esta edad tienen capacidad y son verdaderas esponjas, aunque también reconozco que tuve que presionarle y exigirle mucho al principio.

A pesar de la presión tan a temprana edad, una cosa aprendí y es el hábito de: crear un espacio durante la tarde para hacer actividad manual ó escolar. No lo hacía antes simplemente porque a mi hijo no le gustaba, sin embargo, el hábito ya está instaurado y depende del día o hace una ficha con letras ó un dibujo, escribe una carta…
DSC_0483
Ahora son sólo actividades que le pongo yo, pero cuando entre en primaria el hábito de sentarse a “hacer deberes” ya será mas fácil, pues el hábito ya está creado.

Hubo un tercer cambio de ciudad y un tercer cambio de colegio, ahora en La Coruña. En esta ocasión me sorprendió la gran capacidad de adaptación de mi hijo. En este colegio no hay tanta relación entre colegio y casa. Con su profesora tuve una sola entrevista y me dijo que su nivel era correcto y que no consideraba necesario que le dejara algún tipo de actividad escolar por la tarde, jajajaja. Que puntos de vista tan diferentes !!
 
Aún así, mi hijo está mas contento con esta profesora y va encantado al colegio.

Y así, se nos pasó la etapa preescolar. Dejará de usar mandilón, su mochila será mas grande y llena de libros, tendrá exámenes, deberes y menos horas de juego y mas horas para aprender.

Quisiera retener muchos momentos, tener fotos de todo, tener  una casa enorme para guardar todas sus manualidades y colgar todas sus "obras de arte" en las paredes y sobre todo, quisiera una gran capacidad mental para acordarme de cada anécdota…

Pero todo son ciclos, etapas que se abren las temes, te sientes perdido, aprendes a hacer algo, las dominas y justo cuando estás a gusto, ya entras en otra etapa nueva.

Y nos queda seguir adelante, apoyando y aprendiendo con ellos en cada etapa por la que atraviesan, aunque dentro de nosotras: siempre serán nuestros pequeñitos.

Te dejo con un video muy emotivo, que me mandó una amiga que su hijo deja la primaria y entra en la secundaria,
 
 
 
Nos vemos la próxima semana,

Suscribete

También podría gustarte

6 comentarios

  1. Muy bueno katy.has tratado muy bien el tema.y sobretodo con el amor que le pones a todo.

    ResponderEliminar
  2. Hola! Nuestro peque no va a guardería, la verdad es que nos preocupa un poco cuando tenga que entrar al cole, supongo que será duro. Pero seguro que nos acostumbramos todos rápidamente, crecen tan deprisa. Te sigo, un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te entiendo. No lo olvidadas nunca y en cambio tu hijo lo olvidará en una semana, jaja. Ahora mi siguiente paso es el salto a la primaria, luego secundaria y así un no parar, besos

      Eliminar
  3. Gran polémica, terquedad o ceguera, la premura por enseñar lo que habremos de elimar con gran esfuerzo, el resto de la vida, para acercarnos a lo verdaderamente importe en la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La educación muy centrado en lo académico y muy poco en lo práctico, aunque el verdadero conocimiento lo adquirimos a través de nuestras experiencias vitales, saludos!

      Eliminar

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.