¿Porque llora mi bebé? Parte 2

junio 24, 2014


Hablamos la semana pasada de los motivos por los que llora un bebé y lo que genera en nosotros los adultos este llanto, todo lo que desata…

Si, porque la maternidad, desata muchas cosas que no conocíamos o queríamos mantener ocultas porque no nos gustan.

Para un bebé es de gran impacto el nacimiento ¡¡ Pero también para las madres es un impacto que cambiará para siempre nuestras vidas !!

Este segundo video está lleno de testimonios de madres reales que nos abren su corazón y nos cuentan lo que les pasa, tragarás saliva y te sentirás identificada seguro con alguna.


Antes de ser mamá, vivía en un estado de relativo “confort”: tienes independencia, entrabas y salías de casa sin mayor preocupación, invertías mucho de tu tiempo y dinero en tu persona, no había problema si te retrasabas al salir de trabajar ó se te pasaba el tiempo tomando un café con una amiga.

Esto, que hasta el momento había sido tu vida,de pronto se modifica y se pone patas para arriba: tú ya no eres el centro de todos tus mimos y preocupaciones.  Te ves con la gran responsabilidad de cubrir absolutamente todas las necesidades de otra persona diferente a ti. Te das cuenta cómo tu independencia se desmorona, y eso asusta y mucho.

Crisis, pánico, pérdida, dolor, angustia, ganas de querer salir corriendo..

Esto también es la maternidad.

Leí un artículo que hablaba de “el bebé imaginario y “el bebé real” decía algo así como que “el bebé imaginario”  es aquella idea que te has formado en tu cabeza acerca de cómo será tu bebé y cómo crees que serás como madre. Toda esta idea se destruye y entra en conflicto con el bebé real: que resulta que todo es diferente, que te demanda todo el tiempo, que llora, que no te deja dormir, que no entiendes que le pasa.

Quizás el impacto sea peor si creías que ese bebé cubriría un vacío en tu vida ó en tu relación de pareja. Que tu obsesión es ver un bebé limpio, feliz todo el tiempo y que ni se le ocurra empezar a llorar!

Cuando tu bebé llora y tu única obsesión es que pare de llorar a como de lugar, puedes:
  • Ceder ante cualquier demanda suya y cumplirla con la mayor rapidez y precisión.
  • Recurrir a conductas violentas como gritar, zarandear y otras mas sutiles como dejarle llorar solo hasta que se calme y pare.
El problema en el primer caso es que nuestros hijos necesitan seguridad y contención y eso, en parte lo dan los límites. Cuando un bebé confía en mamá y papá porque saben lo que él necesita, el bebé aprenderá a esperar.

Pero para saber lo que un bebé necesita y cómo podemos ofrecerlo, primero debemos conocerlo y pasar tiempo con él. También él debe conocernos y saber hasta dónde y que podemos ofrecerle. Por eso son tan importantes las rutinas especialmente en las primeras etapas de la vida: los bebés aprenden a esperar porque saben cuando obtener lo que desean.

Una mamá que entra en pánico en cuanto su bebé llora y quiere cumplir todas sus demandas (y en tiempo record), es una mamá que se sentirá “esclava” de su propio hijo.

Atrapada en un incesante espiral de demandas que parecen no tener fin, pues ni madre ni hijo se están escuchando. Mucho desgaste y cansancio por que aún dándolo todo, nunca parece ser suficiente. Confusión y enfado por sentirse tiranizada por su propio bebé.

En el segundo caso, podemos recurrir a conductas violentas porque la paciencia se ha agotado y/o porque no queremos malcriar al bebé.

Nos mostramos intolerantes e inflexibles ante su llanto,su petición de querer estar en brazos y/o de ser acompañado… Nos hacemos creer a nosotros mismos que muchas de sus demandas no son reales, sino caprichos y tretas para tomarnos el pelo.

Nos aferramos a nuestra autoridad para imponerles normas hechas a la medida de los adultos y nos sentimos orgullosos por no haber cedido ante sus caprichos, haber resistido su llanto  y tenerles ya “domados”.

El problema es que tampoco hemos escuchado al bebé y a sus necesidades. El bebé sólo ha aprendido a que “llorar no sirve de nada” y que sus demandas no son escuchadas, ni tenidas en cuenta.



¿Cómo podemos hacer frente al llanto del bebé?

Si en lugar de acallar al bebé a como dé lugar, quieres conocerle mejor y aprender a relacionarte con él, sin que ambos se sientan anulados, entonces, tendrás que andar por un camino diferente, no sin antes hacer frente a algunos de tus fantasmas, aquí te doy unas claves basadas en Laura Gutman:

  1. Pensar que cuando un bebé llora es porque tiene alguna necesidad y/o porque algo interesante tiene que comunicarte.
  2. No es momento de pensar ó etiquetar, sino de ACTUAR e intentar CONECTAR con el bebé y atenderle:¿se calma en brazos? ¿pecho? ¿balanceándolo? ¿cantándole? He aquí una de las razones para pasar tiempo con el y conocerle.
  3. Si el bebé, supliendo sus necesidades físicas y/o emocionales, aún así, no para de llorar, entonces mamá es momento de pensar¿Que me pasa a mí? ¿Cómo estoy?
  4. Mamá y bebé comparten un mismo territorio emocional, lo que le pasa al niño influye en la madre y viceversa. Es fuerte, pero un bebé manifiesta lo que hasta ahora nosotras nos empeñábamos en olvidar u ocultar: nos revive nuestros propios recuerdos y experiencias como menores que fuimos, saca a relucir nuestros complejos, nuestra intolerancia, falta de paciencia…desvarata nuestro ideal acerca de la maternidad..y todo esto puede ser un proceso doloroso.
  5. Podemos ignorar lo que nos pasa y escapar de la situación, por ejemplo delegando en otras personas la maternidad. Sin embargo, yo te recomiendo que tomes contacto con lo que te pasa, con lo que te duele y busques ayuda.
  6. Busca compañía. No atravieses un día completo con un bebé que no para de llorar. Busca apoyo en otras madres que puedan entender lo que te pasa ó con otras personas que te escuchen y apoyen sin juzgarte ó querer darte consejos que no has pedido.
  7. Baja  tu propio nivel de exigencia y perfeccionismo. Tu bebé no necesita la madre perfecta, necesita una madre serena y dispuesta a escuchar y ser escuchada.


Te dejo con esta frase de Laura Gutman y con su excelente video.
“Si yo me puedo calmar, el bebé se va a calmar”




Suscribete

También podría gustarte

1 comentarios

  1. Me ha parecido muy interesante el post, el tema de "el bebé imaginario" es muuy cierto. Yo nunca pensé tener un bebé tan inquieto, al final es aceptar a tu hijo tal y como es, aprender a escuchar y entender. Un besote

    ResponderEliminar

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.