Cómo negociar con tu hijo para que todos salgan ganando

mayo 07, 2014

negociar con los hijos
Si estás de acuerdo que tu hijo se fije metas y que aprenda a luchar por lo que desea, entonces, primeramente debe saber lo que quiere y luego aprender a ganarse las cosas. Claro, valorando lo que ya tiene.

Hay muchas métodos que utilizan los niños desde muy pequeños para conseguir lo que quieren: el llanto, las pataletas, el chantaje emocional (tipo gato con botas: porfi, por fi..) y otras veces, una que les servirá para toda la vida: la negociación.

Hoy te explico cómo guiar a tu hijo desde pequeñito para que sea un gran negociador y que todos salgamos ganando.
La negociación es el proceso a través del cual podemos construir acuerdos en los que todas las partes tienen la opción de salir ganando.

Es un proceso que requiere tiempo y paciencia para aprender a hacerlo, de hecho, muchos adultos no hemos aprendido a negociar.

Algunas personas les cuesta trabajo pedir lo que quieren (por vergüenza ó creen que otros deben adivinar lo que quieren) y cuando piden y reciben un NO por respuesta ó bien ceden a la primera ó guardan rencor por no recibir lo que creen que merecen.

¿A que nuestra vida sería mas sencilla y muchos de nuestros problemas se resolverían si supiéramos negociar?

Tú puedes ayudar a tu hijo a que aprenda a ser un buen negociador para resolver sus problemas, para conseguir lo que quiere, para llegar a acuerdos con los demás, sin llegar a la violencia, con estos pasos:

1. En el pedir está el dar: Enseña a pedir

Los niños deben tener claro que con gritos y pataletas no conseguirán su objetivo, si nos mantenemos firmes en ello, es entonces cuando buscarán otras formas de movernos hacia donde quieren.
Para ello, requerirán de creatividad, argumentación, perseverancia… irán comprendiendo con cuáles cosas pueden negociar y con cuales no. Ejemplo:
Retrasar la hora de dormir un fin de semana ó quedarse un poco mas de tiempo en el parque, se puede negociar, en cambio cruzar solo por una carretera ó levantarse a la hora que quiera un día de colegio no es negociable.

Comenzarán a darse cuenta que es preciso luchar por lo que quieren para conseguirlo, aunque no siempre que lo intenten lo lograrán. Precisamente por eso valoran más los logros y lo que sí tienen.

negociar con los hijos 2

2. Escucha su petición con respeto (aunque te parezca totalmente descabellado…)

Ya sé que es más fácil pegar un grito y decir: ¡¡que ya te dije que NO y punto!! en lugar de darse el tiempo y tener la paciencia de escucharles. Sin embargo, es necesario que:
Dediques tiempo a escuchar y valorar la petición o deseo del niño, sin juzgar, ni descartar.
No está mal que tus hijos aprendan a negociar y que no acepten un NO por respuesta a la primera.
Incluso no estaría mal que te hicieran cambiar de opinión, si lo logran, pero ojo:
Existe una gran diferencia a ser manipulado por un niño desbordado en lágrimas a ser motivado por un gran negociador.

3. Proceso de negociación: A sacar la artillería pesada ó lo que haga falta

Ante una negativa de tu parte, el niño podrá darte argumentos para que cambies de opinión y puede ofrecer algo que te interesa a cambio. Ejemplo:
Si Pablo te pide un helado y tú le dices que No. El te dice que se compromete a comer ese día muy bien, incluso todas las verduras. Tu puedes acordar con él, que se lo comprarás, pero que se lo podrá tomar después de la comida.Si estáis los dos de acuerdo, te podría mover a cambiar de opinión.

Puedes ayudar al niño a pensar en otras formas de conseguir lo que quiere y/o a buscar otras soluciones a su planteamiento.
No quiero que te mojes los zapatos ¿Que calzado te puedes poner?
En lugar de reñirle por desear algo muy grande, puedes ayudar a que tenga proyectos a mediano o largo plazo.

Ahora no podemos ir de crucero,  ¿Que puedes hacer para juntar dinero y que podamos ir?
Si no se le ocurren ideas, puedes proponerlas tú:
Tengo una idea, puedes ir metiendo en tu hucha el dinero que te den los abuelos ó que te ganes por ayudar en casa, así el próximo año nos invitas a todos al crucero.
Podemos hacer un trato: Si quieres ir a casa de tu amigo, antes debes de recoger tus juguetes y ayudar a poner la mesa.

hablando-590x330

Las cartas ya están echadas: fin de la negociación

Cuando después de la negociación, finalmente no cambiamos de opinión, debemos comunicar al niño que comprendemos que esté decepcionado, pero la negociación ha terminado.
A pesar de que la petición esté bien argumentada y/o que sea una buena oferta, el adulto debe hacer un balance de las necesidades, prioridades y si es posible  ó conveniente movernos a cambiar de opinión.

Recuerda: Somos los mayores quienes tenemos el control de principio al fin en la negociación y quienes tendremos la última palabra.

El niño tiene libertad de pedir y nosotros le escucharemos, sin embargo, tiene que aprender que NO todo lo que desea lo puede obtener, por lo menos en la forma y el momento que lo pide.
Si aprenden a negociar con los padres es mas probable que ellos utilicen la negociación en otros ámbitos como en el colegio, con sus amigos. De esta forma tus hijos estarán adquiriendo una herramienta muy poderosa que irán puliendo conforme vallan creciendo. Un buen regalo para tus hijos; la negociación.

¿Y tú estás enseñando a negociar a tus hijos?

Si te gustó y fue útil compártelo y/o déjame un comentario

Hasta la próxima semana ¡
firma-Mariquita_thumb70_thumb_thumb2

Suscribete

También podría gustarte

6 comentarios

  1. Interesante articulo gracias por el articulo.

    ResponderEliminar
  2. La mayoría de las veces, decir N0 es calamitoso. Y decir SI es catastrófico .

    ResponderEliminar
  3. A nadie nos gusta que nos nieguen las cosas que queremos, pero cuando se convierte en una catástrofe nos está indicando a los p/madres que quizás estamos dando demasiado y que están dejando de valorar lo que si les damos. Nos indica también que quizás han aprendido a obtener lo que quieren a través de pataletas ó de chantaje. Recuerda que el control de hasta cuando, cómo y donde lo tenemos los padres, no los críos. Besos

    ResponderEliminar
  4. me ha encantado tu artículo, entré aquí por casualidad y ahora mismo voy a seguirte y a incluirte a mi lista de blogs favoritos.

    ¡muchos besos!

    ResponderEliminar
  5. Gracias Albanie, me alegro que hay algo bueno y útil para ti, nos seguimos viendo por la blogosfera, saludos ¡

    ResponderEliminar
  6. Llegué a tu blog como futura docente y no como madre, pero creo que me voy a quedar, ya que tus escritos me hacen reflexionar y plantearme cómo quiero hacer las cosas.

    ResponderEliminar

¡SUSCRIBETE!

Recibe cada semana ideas de juegos y consejos útiles.